El sandinismo: de la revolución de 1979 a otra dictadura

La guerra causa una fascinación misteriosa y terrible, más conocida y prometedora que la organización gradual y sin exclusiones de un estado capaz de convocar a las mayorías. El enemigo permitió fijar líneas divisorias claras, distinguir el bueno del malo. El discurso, el ánima de la revolución cambió. De construir el futuro pasamos a la defensa de una ideología. Gioconda Belli, poeta y novelista nicaragüense.

Sabiduría de nueva época. La juventud cubana emancipadora

La juventud cubana es relevo de varias generaciones de cubanas y cubanos que construyeron proyectos de vidas emancipatorios y se comprometieron con una noción de justicia y dignidad humana y una integración de valores éticos, estéticos, jurídicos, históricos, culturales, económicos y políticos, capaces de enfrentar el modelo civilizatorio capitalista impuesto a la humanidad. La juventud actual es continuadora de esa herencia pero tienen que buscar por si misma las razones para resistir y luchar. Gina Alfonso, Instituto de Filosofía de La Habana, Cuba.

Visibilidad trans

Hoy 31 de marzo, en el día de la visibilidad Trans, celebramos el aquí y el ahora, exigimos al Estado que garantice el respeto a nuestra identidad de género en todos los ámbitos de nuestra vida. Para, por y con las mujeres trans. Otrans Guatemala.

La “independencia” de Guatemala, otra imposición para los pueblos

Nuestra conciencia nos llama a desconocer esta celebración de la “independencia”, pues durante estos 200 años, la lucha por nuestros derechos, mantener activa la economía o sistema de producción ancestral, las formas de progreso propios o de desarrollo han sido vital para mantenernos con vida, para conservar nuestros bienes naturales, los conocimientos heredados de nuestras madres y padres; así como el respeto absoluto a nuestra madre tierra han posibilitado que nuestros pueblos sigan construyendo nuestra propia forma de vida. Consejo Nacional de Autoridades Ancestrales de Guatemala.

La ceremonia maya se respeta

Para los pueblos maya, xinka y garífuna, el bicentenario criollo mestizo significa doscientos años de minorización, de negación de derechos, de nuevos despojos de tierras, de explotación del trabajo y la exclusión de los beneficios por la generación de riqueza. La matriz de la pobreza y extrema pobreza, la desnutrición crónica, del analfabetismo en los propios idiomas y en el idioma nacional impuesto, entre otros son indicadores de las condiciones desiguales e injustas del sistema resultante de dicha independencia. Komon Ajq’ijab’.