Sepur Zarco: una cita con la verdad y la justicia histórica para las mujeres

Evidencia del continuo de la violencia: antes, durante el conflicto armado y ahora

Legado para futuras generaciones: cuestionamiento de la tolerancia social de la violencia y la impunidad de la misma. La violencia NO es natural

Mensaje de esperanza: entre todas las personas podemos lograr la justicia y construir un mejor país.

Una cita histórica, por la vida de las miles de mujeres que sufrieron violencia sexual durante el Conflicto Armado Interno, y con las miles de niñas y mujeres que continúan sufriendo violencia sexual en la actualidad, una cita con la posibilidad de ver materializada la tan anhelada justicia luego de más de 30 años de silencio.

Nuestro país fue altamente golpeado por la represión, y esta guerra no convencional de más de 36 años tiene repercusiones hasta nuestros días; porque el miedo aún persiste en la población, poco se denuncia, poco se habla de la historia, poco se dice en las escuelas.

El desarrollo del caso Sepur Zarco es un hecho histórico, que sienta precedentes para Guatemala y el mundo. Las mujeres hablaron, fueron escuchadas, cada voz tejida con los testimonios corrobora  el enorme dolor que vivieron las mujeres y sus comunidades durante la guerra.

Todos los testimonios y las investigaciones científicas presentadas en el juicio, son la prueba más fehaciente que en el destacamento militar de Sepur Zarco las mujeres fueron esclavizadas sexual y domésticamente. Estas valientes mujeres nos han demostrado que es posible avanzar en el largo y duro camino de la justica teniendo voz, alzando la voz.

Ninguna mujer, en ninguna parte del mundo, debe ser sometida a ningún tipo de esclavitud. Ni la esclavitud doméstica ni la esclavitud sexual deben ser toleradas por la sociedad. Ninguna niña debería pasar por la violencia sexual.

El caminar ha sido complicado, cada paso ha significado los más grandes esfuerzos de las mujeres y las organizaciones. Se demostró que la violencia no es culpa de las mujeres, que hay responsables y deben ser juzgados, porque la violencia NO es natural, la violencia contra las mujeres es un crimen que debe ser juzgado aunque hayan pasado treinta años.

Este proceso será un legado para las nuevas generaciones, confirmando que hasta la guerra tiene límites. Un mensaje claro y civilizatorio que confirme el compromiso de la justicia y la sociedad con el respeto a los derechos humanos, que promueva la paz tan anhelada y nos permita avanzar como sociedad junto a las mujeres, para reivindicar su vida y construir una sociedad más digna.

Estamos convencidas que es fundamental conocer la historia para no repetirla. Sobre todo porque el machismo, el racismo y los altos niveles de pobreza que imperan en el país, incrementan las condiciones de violencia para las mujeres. Los datos actuales son alarmantes. Todo esto se refleja en los indicadores de desarrollo social y del acceso al poder político, donde las mujeres seguimos enfrentado enormes desigualdades.

Sabemos que este es un primer paso, hay mucho por recorrer, que existen otros procesos de justicia transicional que se están  desarrollando, por ello los logros del juicio Sepur Zarco constituyen un mensaje de esperanza a todas las mujeres que creemos que es posible construir un mejor país.


Ada Valenzuela, en Sepur Zarco, el camino de las mujeres hacia la justicia. Unión Nacional de Mujeres de Guatemala, agosto de 2016, a seis meses de la sentencia condenatoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s