Comercio 2: el derecho a la protesta y a la vida

El 26 de abril un grupo de estudiantes de la Escuela de Ciencias Comerciales No. 2  fueron arrollados cuando se manifestaban en las afueras de su centro educativo, en la zona 7 de la capital de Guatemala. Jabes Emanuel Meda Maldonado, inquieto por llegar a tiempo a su trabajo, aceleró su vehículo y se abrió paso por encima de varios jóvenes.

Los manifestantes demandaban al Ministerio de Educación asignación de maestros, mejoras en la infraestructura y dotación de servicios estudiantiles básicos; además, solicitaban la destitución del  Director y el Supervisor del centro educativo, por no facilitar materiales y solución a sus problemas.

Los estudiantes ejercían los derechos humanos de petición, reunión y manifestación. Sin embargo, la defensa del acusado, algunos medios de comunicación y sectores políticos y sociales justifican el atropello argumentando el derecho a la locomoción del asesino y la imprudencia de los estudiantes al manifestar en las calles.

Trece jóvenes resultaron heridos. Brenda Viviana Domínguez Girón, de 15 años de edad, falleció el 29 de abril, por los golpes recibidos.

Autoría colectiva, 3 de mayo de 2017

Visión estudiantil: queremos ser escuchadas

Salimos a las calles por una simple razón. Estábamos cansados de promesas vacías e incumplidas. Veníamos trabajando desde el año pasado y no lográbamos nada. Salimos a las calles porque Guatemala es un país donde, si no te manifiestas, ni siquiera conocen tus peticiones.

Tomamos muchas veces la Escuela demandando mejoras educativas y soluciones, pero no obtuvimos respuesta positiva. Después del atropello el Ministro de Educación dijo que el problema era que nos negaron una excursión, cuando él conoce el sinfín de cartas que hemos enviado, el sinfín de peticiones que hemos hecho: para la mejora de la infraestructura, dotación de material, tener más profesorado, sustituir al Director inepto.

Dicen que no agotamos las vías y los procedimientos, y que de una vez nos fuimos a manifestar, pero no es cierto. Mandamos solicitudes, tuvimos sesiones; la manifestación fue el último recurso.

Queremos que nos escuchen y que los medios de comunicación informen de nuestros problemas y nuestra realidad. Si ellos tienen el derecho a la libre locomoción, nosotros tenemos el derecho a la protesta y sobre todo el derecho que ningún ciudadano puede romper, que es el derecho a la vida. Estudiantes de Comercio 2.

El contexto que alimenta el odio

Nos han formado en el silencio y la represión. Se promueve una tirria (institucional) hacia las movilizaciones, manifestaciones o acciones que intenten cambiar la realidad, denunciar o demandar cumplimiento de derechos. Los medios corporativos de comunicación hacen su trabajo: instante tras instante nos llenan la cabecita de odio contra esos que obstaculizan el desarrollo no sólo del país sino del paso que nos conduce a algún lugar.

El contexto alimenta ese odio y las leyes lo legitiman con la aprobación de una “Ley para la circulación por carreteras libre de cualquier tipo de obstáculos (Decreto no. 08-2014)” que no se hizo para quitar túmulos sino para legalizar la represión y la muerte, si es necesario, con tal de pasar (literalmente sobre quien sea).

Hoy sucedió el atropellamiento de 13 jóvenes. En 2012 fueron seis muertos y 38 heridos en una masacre provocada por un desalojo en la Cumbre de Alaska llevado a cabo por militares. Sandra Xinico Batz.

Ofensiva conservadora y anti derechos

Cualquier hecho de protesta está siendo reprimido. Vivimos una avanzada de un pensamiento conservador, anti derechos, que criminaliza la protesta social y encarcela líderes comunitarios que defienden sus territorios en contra de proyectos extractivos. Pero lo triste es que la política contrainsurgente que impulsó el Estado la impulsa ahora la población, que culpa y revictimiza. Resulta que las mujeres somos culpables de la violencia por andar en la calle, los estudiantes son culpables por salir a la calle, etc.

El pensamiento conservador actúa contra cualquiera que trata de salirse de los márgenes de pensamiento establecidos. María Dolores Marroquín.

De Hogar Seguro a Comercio 2: prepotencia sin límites y aceptación social

La masacre de las 41 niñas inmoladas en Hogar Seguro (8 de marzo) hizo aflorar todo lo negativo de esta sociedad que estigmatiza, culpabiliza y sigue despreciando a su propia niñez y juventud. Hace un par de días dos niñas fueron baleadas al salir de su colegio. Ahora sucede el impune atropellamiento a un grupo de estudiantes adolescentes exigiendo su derecho a la educación.

Es algo inaudito, solo aquí en Guatemala pueden pasar estos hechos a cada momento y todo sigue igual. Se tolera, se publican las noticias con un sesgo asqueroso, culpabilizando a las víctimas. Se manifiesta egoísmo, adulto centrismo y prepotencia sin límites, con la tolerancia de la mayoría. Algo estamos haciendo muy mal. ¿Qué país estamos dejando a nuestros hijos e hijas? Lorena Medina.

Homenaje a Brenda

Foto: Publinews

Solidaridad con quienes exigen sus derechos

En Guatemala, la violencia es un fenómeno estructural que afecta principalmente a hombres y mujeres adolescentes y jóvenes. La irresponsabilidad por atender sus demandas y la negligencia de las fuerzas de seguridad y autoridades del establecimiento educativo, permitieron que un conductor inescrupuloso atentara contra un grupo de estudiantes con plena alevosía, premeditación y ventaja.

Como organizaciones juveniles que trabajamos por el desarrollo de la juventud, rechazamos esta situación, solidarizándonos con la comunidad educativa y con las familias de quienes exigían plenamente sus derechos. Organizaciones integrantes del Frente Nacional de Juventud.

La calle, un recurso de presión

El gobierno de Jimmy Morales, a través del Ministerio de Educación, es responsable de lo sucedido con las y los estudiantes atropellados, por no atender sus demandas, las cuales habían sido expuestas desde hace meses.

Instrucción para aquellas personas que son ignorantes en la materia: la calle es un recurso de presión cuando a lo largo de un tiempo no se escuchan las demandas de la población. Verónica Sajbin Velásquez.

La vida digna es responsabilidad social

Es urgente la construcción de una ciudadanía plena o sujeto político emancipado que le apueste a la construcción de una sociedad más solidaria, equitativa, respetuosa e incluyente, especialmente para las niñas y adolescentes. Esto debe ser un esfuerzo colectivo, donde todas y todos reconozcamos la magnitud y las implicaciones de la violencia contra niñas y adolescentes, y nos comprometamos a prevenirla para que nunca más sucedan hechos tan terribles como los ocurridos recientemente. Asociación Feminista La Cuerda.

Transformar el Estado y la sociedad desde los pueblos 

Tenemos que transformar las estructuras de poder y salvajismo que hoy dominan en la sociedad guatemalteca. Para que no sea un esfuerzo estéril, esto tiene que hacerse desde los pueblos, no de arriba abajo, articulándonos, construyendo y avanzando conjuntamente. Máximo Ba Tiul.

Una vida de lucha, felicidad y honor

Vamos a recordar a Brenda como  una persona luchadora, que quería ser abogada y salió a defender sus derechos. Ella decía que no necesitaba esperar a tener su título para defender sus derechos.

La vamos a recordar como una persona feliz, aquella chica que iba sonriendo en los pasillos, molestando.

La vamos a recordar como una honorable. Por sus ideales y por lo que hizo en su vida, ella merece ese honor.  Estudiantes de Comercio 2.

Brenda Domínguez Girón


Otros recursos:

Paisaje después de la masacre

Con dolor. En rebeldía

 

 

Comunicado La Cuerda atropello mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s