Resumen 2017

1. Más allá de la capital

Ni Prensa Libre ni El Periódico tienen en cuenta movilizaciones comunitarias en su resumen de noticias destacadas 2017. No aparece la consulta comunitaria de Cahabón, el plantón del pueblo xinca frente a Minera San Rafael, las marchas a favor del pluralismo jurídico y un país plural, o los paros nacionales y movilizaciones permanentes convocados por Codeca, ASP, y otras organizaciones. Hilando más fino, quedan fuera las concentraciones históricas en Ixcán, Quiché,  Sololá o Petén, que rompen con décadas de silencio impuesto.El país se construye desde la mirada urbana, a partir de las mismas élites que lo destruyen. Esta es la visión reduccionista y continuista que propagan los medios.

Va este ejercicio, con el único afán de evidenciar que otras cosas suceden y seguirán sucediendo, aunque les pese a quienes piensan que el pacto de élites es la salida a la crisis terminal con la que acaba 2017 y comienza 2018.

Resumen2017

2. El neoliberalismo que no cesa

Desde hace más de un año nos dejaron sin servicio de correo. Antes nos arrancaron la energía eléctrica, los silos que almacenaban la producción de alimentos, el control sobre las telecomunicaciones. En Honduras usurpan el derecho a decidir a través del voto, y en Cahabón la consulta previa, libre e informada.

Estos tiempos reducen a la democracia a folclor y los Estados a comparsas de las empresas y los intereses de las grandes potencias (Estados Unidos, Unión Europea, Israel). La democracia no existe. El Estado nunca funcionó como garantía de derechos, nos agrede en vez de proteger.

El reto es reconstruir este modelo desde la estructura, antes que el fascismo del siglo XXI se institucionalice.

3. Violencia estructural contra comunidades

El tren de la represión y la criminalización no se detiene. Es estructural y permanente, va a la par de este Estado corporación y este modelo de despojo. Fines de 2017 y son miles las familias desalojadas, cientos de presos y perseguidos políticos. Por su libertad, por los derechos de todas y todos, otro país (economía, política, valores) es imprescindible.

Represión

4. No más desarrollo, por favor

El azúcar es desarrollo, las grandes hidroeléctricas son desarrollo, la minería es desarrollo, la democracia partidaria y representativa es ese sistema que nos conduce, políticamente hablando, hacia el desarrollo añorado. Pues no.

Las comunidades de Retalhuleu se oponen a la contaminación, el desvío de ríos, la perforación indiscriminada de pozos y la falta de tierras para producir alimentos, herencia del monocultivo de caña, palma, banano, que en algunos municipios como Champerico se extiende por el 85% del territorio.

La población de San Rafael resiente la contaminación, la discriminación y la violencia social que deja la minera.

Los desalojados de Alta Verapaz se concentran a un costado de Casa Presidencial, hartas y hartos de despojo e indiferencia milenarias.

Y Honduras nos demuestra que el derecho al voto termina donde empiezan los derechos empresariales y de los grupos dominantes.

Es una encrucijada: defender derechos mínimos, gravemente amenazados, mientras transformamos de raíz este sistema político, económico y social. Y tenemos que hacerlo de forma simultánea, no antes y después.

Este sistema, este modelo de vida-muerte, no es desarrollo ni futuro, es un callejón sin salida ni retorno, que no conduce a ninguna parte.

5. Desalojos y despojo

El desalojo es un momento del despojo recurrente.

El modelo extractivista presiona para expulsar a la población de su territorio y convertir bienes naturales y comunales en activos comerciales. Antes, lo hicieron la invasión, el colonato, la sustitución de la agricultura familiar por agroexportación…

La explotación y mercantilización son posibles con un Estado servil, que opera a través del Congreso, el Ejecutivo y el sistema de justicia para legitimar el despojo y legalizar los desalojos.

La observación del respeto a los derechos humanos durante y después del desalojo, para que se cumplan protocolos y estándares internacionales en la materia, no atiende la integralidad y complejidad del problema: la propiedad legal versus la legítima e histórica de la tierra, la presencia como propietarios de actores criminales y mafias, la actuación parcial de operadores de justicia que ordenan los desalojos, la agenda espuria aunque dentro de la ley de transnacionales (hidroeléctricas, transmisión de energía, monocultivo), la cooptación de la institucionalidad estatal y su subordinación a intereses empresariales.

Respeto a los derechos humanos, sí: en todos los momentos, todos los derechos, empezando por el derecho a la propiedad colectiva, al territorio y a definir su modelo de organización, en fin, el derecho a la libre determinación del pueblo q´eqchi´.

Entonces, centenares de policías, operadores de justicia, instituciones estatales y empresarios de la zona se concentraron en Ch´abil Ch´och´, Trece Aguas y La Cumbre…

6. Más despojo

Lo intentan por todos los medios. Nos distraen con la esperpéntica certificación del Aeropuerto Internacional y groseras alfombras rojas, entre muchos otros distractores. Pero no olvidamos la violencia contra el pueblo q´eqchi´ y los desalojos.

Ch´abil Ch´och´, La Cumbre, Se´muy, expulsan a los pueblos de sus tierras, reduciendo los derechos literalmente a ceniza. Si no nos oponemos, generalizan la represión.

Agua, tierra, territorio, alimentación, comunidad, solidaridad, identidad e historia, frente a la represión y el despojo.

7. Entre Jimmylosofía y pactos de élites

Los tiempos parecen transcurrir plácidamente para el Gobierno y los empresarios. Alrededor de las ideas fuerza de estabilidad y gobernanza, se construyen agendas: retorno de Ministros al Ejecutivo, acuerdos económicos de gobierno y empresarios -infraestructura, carreteras, presupuesto-, respaldo del CACIF al Presidente durante el ENADE 2017, negación de la solicitud de antejuicio contra Jimmy por la Corte Suprema de Justicia.

La víctima o el daño colateral puede ser la lucha contra la corrupción, considerada por algunos un factor de riesgo para su seguridad personal (enjuiciamiento); para otros, causa de incertidumbre, incontrolable políticamente (empresarios, anuencia o silencio sospechoso del embajador de EEUU).

En este contexto entiendo las palabras de Jimmy Morales el lunes: “que se persiga el delito y no a la persona”. Leídas aisladamente, no pasan de ser un (uno más) sinsentido filosófico, jurídico y político. En el contexto de anteriores declaraciones, y con una puesta en escena impecable (durante la Feria de empleo, en presencia de CACIF y el embajador Arreaga) quieren decir más o menos esto:

  • la prioridad es la estabilidad institucional y la buena gobernanza, así que-
    déjennos trabajar, no nos persigan penalmente, porque la lucha contra la corrupción es importante, pero lo fundamental es enfocarnos en la situación económica (empleo, carreteras, otros), y además ustedes saben que-
    todos somos corruptos, no prestemos más atención de la debida a este problemilla.
  • La Jimmylosofía ayuda a tejer nuevos pactos, para que nada cambie.

En fin, los tiempos parecen correr plácidamente para el Gobierno y los empresarios. En apariencia, ya que los pactos de élites no solucionan la crisis sino la agudizan, al excluir nuevamente a los pueblos indígenas y sectores populares de las soluciones y la reconstrucción colectiva de este país fragmentado e individualizado por el poder tradicional.

Frente al pacto para la estabilidad y la gobernanza de las élites, tenemos que construir unidad desde abajo: el pacto de los pueblos para la transformación total de este país.

8. Las plazas de la diversidad

Qué alegre cuando tanta gente distinta se moviliza al unísono. La transformación de Guatemala crece cuando actores, formas organizativas y acciones se construyen en la diversidad y el reconocimiento mutuo.

Plazas, pueblos, montañas, marchas, debates, gritos, silencios críticos, luchas y cambios institucionales o cotidianos, desde lo legal o desde los ombligos, como dicen las compañeras feministas.

Pues sí, el pacto popular, plurinacional y multicolor: mosaico de alegres y a veces desordenadas voces para romper el senti-pensamiento único.

Plantones, marchas, paros, asambleas, debates, reuniones, procesos de formación, encuentros de solidaridad.

Desde territorios y formas de organización diversas enfrentamos la corrupción, la injusticia y el despojo, y caminamos por un nuevo país.

Movilizaciones masivas

9. Septiembre 1821-septiembre 2017. Romper un ciclo histórico para ampliar los horizontes de lucha

El 15 de septiembre de 1821 los criollos decretaron la independencia de España, para “prevenir las consecuencias temibles en el caso de que la proclamase de hecho el mismo pueblo”. El 14 y 15 de septiembre de 2017 sectores populares y sociales reafirmaron la lucha por una independencia real, que implica una nueva organización estatal y social, desde los pueblos y no desde los actores tradicionales.

Cuando los límites del país que conocemos se amplían (indignación, movilizaciones, masificación de propuestas de transformación estructural, nuevos actores, espacios simbólicos recuperados como los estudiantiles, planteamientos de autodeterminación y autonomías territoriales) el modelo económico de despojo se profundiza, sin concesiones: nuevos ámbitos de acumulación, idénticos actores, control empresarial del Estado. Paradójicamente, el modelo político se cuestiona, pero el debate sobre el modelo económico y su interrelación y articulación con aquel es todavía minoritario.

El Paro Nacional 20S tiene que ser, en este sentido, un espacio de movilización pedagógica, para visibilizar y denunciar la impunidad y el despojo de este modelo económico. En segundo lugar, el inicio de un ejercicio permanente de discusión y consensos entre organizaciones, para llegar a acuerdos sobre reformas inmediatas y reformas estructurales, que sean impulsadas articuladamente y al mismo tiempo (no de forma gradual, ni priorizada). Esto plantea, en tercer lugar, una lectura de 2017 a partir del cierre en falso de 2015 (nuevo gobierno que no cambió nada, profundización de la agenda neoliberal, reacomodos de élites) y la necesidad de no entrar en la misma dinámica.

Sin soluciones estructurales desde los pueblos, la crisis se alarga, para nosotros. Para los empresarios, si los dejamos, continúa la fiesta.

 

 

 

10. Cahabón y los pueblos deciden

El rechazo mayoritario a la empresa Oxec, manifestado el 27 de agosto por la población q´eqchi´de Cahabón, no puede ser desconocido por el Gobierno.

En esta gráfica presento datos de la participación en la Consulta Comunitaria sobre Oxec, en comparación con datos de votos obtenidos por el partido gobernante en las elecciones presidenciales, datos de la elección de diputados distritales, y votos obtenidos por el Alcalde actual. Todos ellos, con relación al padrón electoral de 2015.

Los datos nunca son absolutos, son aproximaciones e instrumentos para interpretar y actuar en la realidad. Pero las conclusiones, en este caso, son reveladoras.

¿Van a insistir el Gobierno y la empresa en que la consulta es ilegítima? ¿Van a desconocer la voluntad de la población?

Cahabón, resultados

Consultas2agosto2017

Las luchas de los pueblos y su forma de organización (diálogo, consenso y participación para el bien común, sin ocultar contradicciones y diferencias) rebasan este gobierno y este sistema, construidos sobre la corrupción, la imposición, la violencia y el bien particular (autodenominado CACIF, que construye imaginarios de unidad).

¿Qué hacemos, entonces? ¿Incluimos a las comunidades, pueblos indígenas y sectores populares en este Estado, o mejor nos reorganizamos y construimos proyectos desde la historia que ya está y se renueva cada día.

11. De qué desarrollo hablamos

No podemos aceptar empresas que violan derechos ni inversiones destructivas. Este modelo empresarial y de desarrollo, que se concreta en un Estado corporativo, hace aguas. Nuestro desafío es cuestionarlo para transformarlo.

 

 

 

 

Porque comunidades se oponen a Oxec12. Abelino Chub Caal y la criminalización de la lucha por la vida

No estás solo, Abelino.

 

 

13. Prohibición de la minería metálica. Sí se puede

La ley que prohibe la minería metálica en El Salvador reivindica el interés público y el bien común, prioriza la preservación de la riqueza natural del pais para las generaciones actuales y futuras, y declara la soberanía y libre disposición sobre los territorios y los bienes naturales.

En Guatemala el debate sobre proyectos extractivos (por ejemplo el proyecto Oxec) se enfoca en la defensa de la seguridad jurídica de las inversiones, por encima del respeto de derechos colectivos, como el derecho a la decisión de las comunidades.

La Asamblea Legislativa salvadoreña decidió la prohibición de la minería metálica en el país.

Hoy es el momento de prohibir la minería metálica en Guatemala. Otro modelo económico y político es posible.Prohibición minería en El Salvador

14. Con dolor, en rebeldía. Así seguimos

El neoliberalismo patriarcal y racista convierte lo extraordinario (la violencia, las matanzas, la desigualdad) en cotidiano.

Nuestra tarea es hacer ordinario, normal, lo que hoy es esporádico y fugaz: la convivencia lúdica, las manifestaciones colectivas de respeto, la construcción de la justicia como ideal personal y colectivo. Un Estado diferente, formas de relacionarnos y convivir distintas, ideales y sentidos de vida transformados.

Con dolor. En rebeldía

Textos e infografías: Andrés Cabanas. 31 de diciembre de 2017 y 1 de enero de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s