Honduras: la resurreción popular

La lucha por la liberación del país continúa organizándose de muchas maneras, el caldo de cultivo es el descontento general ante la grave crisis económica, social y política que no encuentra alivios y no acepta remedios parciales. Organización política Los Necios, 2 de abril de 2018

El fracaso del régimen oligárquico puede leerse de muchas maneras, una de ellas es su creciente necesidad de represión política, selectiva y sistemática que aplica a la oposición en la misma medida en que ésta crece, se diversifica y se organiza. Insospechados sectores de la sociedad se suman al comentario, el murmullo o el grito más popular en la historia del país: #FueraJOH (en referencia al Presidente Juan Orlando Hernández). 

Los abusos pueden contarse en los 22 prisioneros políticos, algunos de los cuales se encuentran en cárceles de máxima seguridad y con reportes de torturas de distinto tipo; lo mismo en la impunidad que persiste en el asesinato de más de 40 compatriotas en las manifestaciones pacíficas que se presentaron a lo largo y ancho del territorio nacional en los días posteriores al fraude, de estos Naciones Unidas reconoce al menos 23 en sus recientes informes.

A la vez, dos importantes jóvenes dirigentes estudiantiles Marcio Noé Silva y José Eduardo Urbina, se mantienen en el exilio. Además de haber sufrido estigmatización y criminalización por su destacada labor en la lucha por la democratización de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, al sumarse a las protestas contra el fraude electoral del 26 de noviembre de 2017, los organismos de represión del Estado –asesorados por la ex rectora Julieta Castellanos-, no dudaron en continuar su abuso de autoridad, inventando causas legales contra ellos, obligándolos a salir del país antes de ser detenidos injustamente.

El caso paradigmático que demuestra la persecución es el del joven Urbina, estudiante de historia, al que en más de una ocasión las corporaciones mediáticas habían asociado maliciosamente con las luchas del Frente Nacional de Resistencia Popular y el Partido Libertad y Refundación, como si se tratara de un delito, hasta llegar a afirmar que estaba vinculado a la quema de un convoy militar el viernes 15 de diciembre de 2017 en una de las protestas contra el fraude electoral, cuando el joven estudiante había dejado el país el lunes 11, cuatro días antes del hecho, tal como consta en documentos de migración que se han hecho públicos. 

A pesar de los esfuerzos de la élite, los asesinatos políticos, los presos políticos, el exilio de jóvenes luchadores, el cerco mediático de las corporaciones al servicio de las mafias que sostienen a Juan O. Hernández en el poder, el descarado apoyo del gobierno norteamericano y la complicidad de la Unión Europea, el pueblo de Honduras sostiene una lucha contra la dictadura que no deja de manifestarse en concentraciones públicas, tomas de carreteras –donde destacan departamentos como Choluteca, Cortés, Atlántida y Colón- y también en las redes sociales, único medio que sobrevive la censura.

La lucha por la liberación del país continúa organizándose de muchas maneras, el caldo de cultivo es el descontento general ante la grave crisis económica, social y política que no encuentra alivios y no acepta remedios parciales.

La resurrección no es un mito popular, es una necesidad histórica.

¡Venceremos!

¡Necedad!

 Organización Política Los Necios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s