Consumir es un acto político

Una reorganización del conjunto de modos de producción y de consumo es necesaria, basada en criterios exteriores al mercado capitalista: las necesidades reales de la población y la defensa de la madre tierra y la vida. Los Mercados Campesinos, de Consumo Responsable y Artesanales forman parte de esta propuesta.

Textos de Komonil Tezulultlán, Claudia Gaitán y Michael Lowy. 


Komonil Tezulutlán, una ekonomía diferente

Los mercados han sido los centros sociales y comerciales de los pueblos mesoamericanos. En los mercados no solamente intercambiamos productos, también intercambiamos historias. Cuando compramos en un mercado aportamos a la economía de las familias que conforman este espacio y sus formas de producción. Cuando compramos en un mercado de productos locales y agroecológicos, aportamos a la economía de nuestra región y al medio natural en donde vivimos.

Texto e imagen: Komonil Tezulutlán.

Komonil Tezulutlán es una iniciativa regional de diversas instituciones, organizaciones, empresas y personas de Alta y Baja Verapaz, que inició en 2015. Las y los participantes pusieron tiempo, saberes y recursos en forma colectiva y solidaria para generar una nueva forma de relación económica y de vida.

Esta iniciativa implementa diversas actividades como Intercambios Agroecológicos y de Conocimientos Ancestrales, Foros, Festivales y Mercados que buscan el beneficio de la comunidad. Una de estas actividades, el Mercado Solidario y de Consumo Responsable, ofrece productos agroecológicos provenientes de las comunidades de la región de Alta y Baja Verapaz.

Komonil Tezulutlán también es una experiencia de aprendizaje. A través de los años las y los participantes han aprendido a mejorar su trabajo para proteger a su familia consumiendo responsablemente, a la vez que cuidan a la Madre Tierra. Ahora también cuentan con más clientes, siendo ellos conscientes del valor de productos agroecológicos, saludables para el cuerpo y el espíritu.

En Komonil Tezulutlán se ofrecen productos agroecológicos como frutas y verduras, plantas, semillas, chocolates, artesanías, textiles, y otros, provenientes de las comunidades de la región.

El Mercado Solidario y de Consumo Responsable tiene lugar el primer sábado de cada mes en Xkape Cobán, desde las 8:00 am hasta las 14:00 pm.

Komonil tezulutlan


Hacer posible otra economía

#MercadoQanil es una oportunidad de adquirir artículos y productos de la tierra, de primera calidad, trabajados con dedicación, ingenio y amorosidad por la vida. Nuestro mercado se sostiene en una relación de equilibrio entre mujeres y hombres artesanos, agricultores y consumidores responsables.

El éxito de nuestros Mercaditos está en ti y las personas que ya están más o menos conscientes de la necesidad de construir y hacer posible otra economía. 

Texto: Claudia Gaitán.

Ayer, mientras andaba repartiendo volantes sobre nuestro Mercado Q’anil y me daba cuenta de la poca afluencia de personas a comprar nuestros productos o adquirir nuestros servicios, llegaba a la conclusión de que la publicidad, pagada o no, no sirve de mucho pues la mayoría de personas consume en los grandes centros comerciales.

Ser una persona consciente de verdad nos haría separar mes a mes un dinerito para decir “éste es para comprar los productos artesanales o de la tierra”.

No se trata de “apoyo”, de que nos apoyen a las personas artesanas y agricultoras, porque en todo caso el “apoyo” es recíproco, porque tú nos das tu dinero pero a cambio te estás llevando un producto con esencia, no fruto de ninguna explotación laboral, entonces no se trata de apoyo sino de intercambio, de toma de conciencia.

Es triste darse cuenta que amistades y familiares hasta la fruta y verdura compran en los supermercados, usan productos “de marca”, favoreciendo la acumulación capitalista, y a nuestro mercadito no se asoman nunca.

Tenemos que dejar de comprar en los supermercados, tenemos que tomar conciencia de lo que consumimos, porque hay personas dispuestas a endeudarse para gastar miles en un teléfono, pero después les parece caro un guipil de Q350. Tenemos que hacer que el dinero circule.

En conclusión, nuestros Mercados Artesanales solo son sostenibles si hay consumidores conscientes y responsables, de otra manera los oficios artesanales se irán perdiendo y solo quedará la gran industria depredadora de la  naturaleza.

Así que con mucho gusto les seguiremos invitando a nuestros Mercaditos en donde, cada vez más, podrán encontrar productos de primera necesidad y no sólo ornamentales, productos con alma, con esencia, con arte y creatividad.

Mercado qanil


“Hay que reorganizar la producción y el consumo con criterios exteriores al capitalismo”

Marco Álvarez entrevista a Michael Lowy

El franco-brasileño Michael Lowy es uno de más destacados intelectuales revolucionarios a nivel mundial. Este sociólogo y filósofo marxista es uno de los principales impulsores de la alternativa ecosocialista.

Texto: Marco Álvarez, Viento Sur. Imagen: Komonil Tezulutlán. Más información. 

MA: En el prefacio a la reedición del libro La teoría de la revolución en el joven Marx, te refieres a las “numerosas lagunas, limitaciones e insuficiencias de Marx y la tradición marxista” y sugieres corregirlas “por medio de un comportamiento abierto, una disposición a aprender y a enriquecerse con las crítica y aportes de otros sectores”. En ese contexto, ¿cómo se expresaría este comportamiento abierto y cuáles son esos “otros sectores” claves para corregir la teoría marxista y sus aportes?

ML: En primer lugar, creo que nosotros, los marxistas, tenemos que estar dispuestos a aprender con los movimientos sociales: sean los más “clásicos”, como el movimiento obrero y el campesino, o los más “heterodoxos”, como el feminismo, el indigenismo, las redes de lucha en contra del racismo. Se trata, en estos últimos casos, de problemáticas -las formas no clasistas de opresión- poco desarrolladas en la tradición marxista. Vale la pena también “revisitar” las otras corrientes revolucionarias del socialismo -incluyendo las que Marx y Engels ya habían “refutado”- como los socialistas utópicos, los anarquistas y lo que yo llamaría “socialistas románticos”: William Morris, Georges Sorel, Charles Péguy. Tenemos también que estar abiertos a los aportes del pensamiento social no marxista, de Max Weber a Sigmund Freud, o de Karl Mannheim a Hannah Arendt, lo que no significa, por supuesto, aceptar todos sus planteamientos.

Pero pienso que la principal insuficiencia de la tradición marxista -aun si se encuentran algunos elementos importantes sobre esta temática en la obra de Marx y Engels- es la cuestión ecológica. Una reflexión marxista en el siglo XXI tiene que darle una importancia central a la amenaza que representa, para la humanidad, el proceso de destrucción capitalista acelerada del medioambiente y de los equilibrios ecológicos (cambio climático); esto implica una revisión de la visión tradicional del “desarrollo de las fuerzas productivas” y del mismo socialismo. El concepto de “ecosocialismo” busca traducir esta nueva visión ecológica y anti-productivista de la revolución socialista.

MA: Tú eres uno de los grandes impulsores de la alternativa ecosocialista, el libro ¿Qué es el Ecosocialismo?, recopila varios artículos tuyos sobre la materia. Al respecto, ¿podrías explicar brevemente qué es el ecosocialismo y cuáles son sus principales fundamentos teóricos?

ML: El ecosocialismo se reclama de la herencia marxista, de la crítica de la economía política capitalista por Marx y del programa socialista. Al mismo tiempo, se disocia de las vertientes productivistas del marxismo –que han predominado en el curso del siglo XX– y rompe con el modelo soviético (antidemocrático y antiecológico) de pretendida “construcción del socialismo”.

Muchos ecologistas critican a Marx por considerarlo un productivista. Tal crítica nos parece equivocada: al hacer la crítica del fetichismo de la mercancía, es justamente Marx quien coloca la crítica más radical a la lógica productivista del capitalismo, la idea de que la producción de más y más mercancías es el objeto fundamental de la economía y de la sociedad.

El objetivo del socialismo, explica Marx, no es producir una cantidad infinita de bienes, pero sí reducir la jornada de trabajo, dar al trabajador tiempo libre para participar de la vida política, estudiar, jugar, amar. Por lo tanto, Marx proporciona las armas para una crítica radical del productivismo y, notablemente, del productivismo capitalista. En el primer volumen del El Capital, Marx explica cómo el capitalismo agota no sólo las fuerzas del trabajador, sino también las propias fuerzas de la tierra, extinguiendo las riquezas naturales. Así, esa perspectiva, esa sensibilidad, está presente en los escritos de Marx, sin embargo, no ha sido suficientemente desarrollada.

Una reorganización del conjunto de modos de producción y de consumo es necesaria, basada en criterios exteriores al mercado capitalista: las necesidades reales de la población y la defensa del equilibrio ecológico. Esto significa una economía de transición al socialismo ecológico, en la cual la propia población –y no las “leyes de mercado” o un Buró Político autoritario– decidan, en un proceso de planificación democrática, las prioridades y las inversiones. Esta transición conduciría no sólo a un nuevo modo de producción y a una sociedad más igualitaria, más solidaria y más democrática, sino también a un modo de vida alternativo, una nueva civilización ecosocialista más allá del reino del dinero y de la producción al infinito de mercancías inútiles.

MA: ¿Cuáles serían, en tu opinión, las principales tareas de las y los militantes ecosocialistas en los países de América Latina?

ML: Participar en todas las luchas y movilizaciones socioecológicas, de los indígenas y campesinos en contra de la furia destructora del agronegocio y de las multinacionales, de la juventud y la población de la periferia por el transporte público gratuito, etc. En el seno de estas luchas contribuirá la toma de consciencia anticapitalista y presentar, a la vez, propuestas concretas y una perspectiva alternativa radical, el ecosocialismo.

 

Texto completo.

36340427_2017730858238648_3638315565795246080_n


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s