Autoridades comunitarias de Cahabón señalan a empresa Oxec, por tala ilegal de bosque

Incuantificable pérdida de diversidad biológica y una variedad de árboles nativos de diferentes diámetros están siendo destruidos en la orilla del río Cahabón, según denuncian autoridades de la comunidad de Sactá, de Santa María Cahabón, Alta Verapaz.

Texto e imágenes: Rolanda García

 


La población afectada señala que es una tala ilegal de especies, perpetrada por la empresa hidroeléctrica Oxec S.A. De acuerdo con la versión de Edy Roderico Sotz Chum, prosecretario del Órgano de Coordinación del Consejo Comunitario de Desarrollo, Cocode, la destrucción del área inició en el año 2017, luego que la referida compañía hidroeléctrica pasó a ser propietaria de otra extensión del territorio. Asimismo, la población inconforme afirma que parte de la destrucción fue efectuada en terrenos de la nación, al otro lado del río Cahabón, contiguo al lugar donde este equipo periodístico acudió.

Alegan los comunitarios que desde la destrucción de las especies maderables y arbustivas que la empresa Oxec inició hace siete años, ninguna entidad del Estado ha realizado las investigaciones correspondientes, pese a las denuncias de la población.

“La empresa entró ilegalmente y debido a eso las comunidades se levantaron y empezaron a hacer las denuncias. De las denuncias que hemos presentado no hay respuestas que sean favorables para las comunidades”, destacó Francisco Tec, dirigente de la comunidad Pinares.

Afirman que la preocupación de las más de 100 comunidades que se abastecen del río Cahabón se acrecentó tras conocer por fuentes extraoficiales que, en el lugar de la tala, la empresa Oxec S.A. -perteneciente a la Corporación Multi Inversiones de Guatemala- estaría construyendo la tercera hidroeléctrica sobre el mismo río, sin previos estudios de impacto ambiental para la protección de la biodiversidad.

“La Municipalidad de Cahabón manda un papel para decir que nosotros tenemos que dejar 15 a 50 metros en la orilla del río, donde nosotros tenemos que botar para milpa, entonces nosotros como indígenas de Cahabón respetamos la ley, pero viene la compañía y allí si no respetó, y el Alcalde Municipal no dice nada”, alega Manuel Hipólito Coy Pop, coordinador del Cocode de Sactá.

Dan cuenta que en la región ya fue eliminada una variedad de especies nativas, causada por la construcción de los proyectos Oxec 1 y Oxec 2, y aseguran que más extensiones de bosque estarían desapareciendo próximamente. El mismo día que este equipo periodístico acudió al lugar, se pudo constatar la presencia de varios trabajadores talando, quienes al ver la llegada de la prensa exigieron de manera violenta su retiro y no publicar las imágenes.

Resaltan las autoridades que, a pesar de que son más de cien comunidades las que han rechazado la ejecución de los proyectos mediante una Consulta Comunitaria de Buena Fe, realizada el 27 de agosto del año 2017, la empresa ha intensificado sus actividades. Mientras que a través de un comunicado de prensa en respuesta a una denuncia por la agresión de sus trabajadores, Oxec reitera que es totalmente ajena al hecho ocurrido a 20 kilómetros de sus instalaciones, por lo que para las autoridades comunitarias la empresa niega ser propietaria del territorio destruido.

Esta vez, las comunidades exigen una pronta investigación y la detención de la destrucción realizada de manera ilícita, según la población afectada.

“Que se hagan las respectivas investigaciones sobre las talas porque se habla del Ministerio de Medio Ambiente, del Conap que son instituciones del gobierno que velan por la defensa de los árboles, hasta la fecha no hay acciones de parte de ellos” enfatizó, el dirigente Francisco Tec.

Destrucción Cahabón2


Oxec S.A. tiene que asumir su responsabilidad

Andrés Cabanas

Los propietarios de la hidroeléctrica Oxec tienen que responder por la agresión a la periodista Rolanda García. Argumentos como ocurrió lejos de las instalaciones de la empresa, no tenemos control sobre nuestros empleados y proveedores, yo no fui fue teté, resultan increíbles.

La permanente estigmatización y persecución de la resistencia comunitaria (Bernardo Caal, Ana Rutilia Ical), y la violación sistemática de los derechos de la población, entre otros el derecho de consulta, están en la base de la violencia actual. La empresa ha construido un modo de funcionar y un modo de relaciones sociales en el que vale todo, con tal de seguir trabajando. La polarización y la agresividad son, al mismo tiempo, herramientas imprescindibles para el desarrollo de estos grandes emprendimientos empresariales y consecuencia de los mismos.

Además, Oxec S.A. está en la obligación de reaccionar ante las graves denuncias comunitarias, que Rolanda García documenta: la tala ilegal de bosque (una vez más), la ampliación del proyecto hidroeléctrico a una tercera fase, de nuevo sin realizar consulta.

El Ministerio de Energía y Minas que otorga licencias alegremente, la Corte de Constitucionalidad que permite a Oxec operar a pesar de violar el derecho de decisión de la población, el Ministerio Público que no investiga a cabalidad, están también emplazados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s