Hacer realidad los derechos de los pueblos

Memoria sobre la aplicación del Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 169 Guatemala (ratificación 05 junio 1996).
Aunque el Convenio  169 fue ratificado por Guatemala en el año 1996, pasados más de 20 años su implementación aún está pendiente. Ninguno de los derechos consagrados en el instrumento se encuentran plenamente protegidos ni se avizora una razonable probabilidad de que en un tiempo breve ello ocurra.


Mientras Guatemala es uno de los países con mayor porcentaje de población indígena de todo el continente americano, el Estado no cuenta ni con instituciones ni con políticas públicas que se enfoquen de manera integral a la construcción de una sociedad donde los pueblos indígenas puedan vivir en condiciones de igualdad, sin discriminación y con respeto de sus propias cosmovisiones y concepciones del desarrollo. Al contrario, los datos objetivos tanto de fuentes nacionales e internacionales, arrojan sólidos resultados que demuestran que las condiciones de vida de las personas indígenas están muy por debajo de la media nacional.

En cualquiera de los indicadores relevantes para el desarrollo, las personas indígenas aparecen en peor situación que las demás. Como ha expresado la Comisión Económica para América Latina, CEPAL,

uno de los mayores desafíos que enfrenta la región en su búsqueda de la igualdad es la inclusión de los derechos de los pueblos indígenas entre las prioridades de las políticas. El modelo de crecimiento económico registrado en la región es altamente dependiente de los recursos naturales y de sus precios internacionales, mientras se observa una débil gobernanza de estos recursos. La reprimarización de la economía ha ocasionado fuertes presiones sobre los territorios de los pueblos indígenas y desencadenado numerosos conflictos socioambientales todavía no resueltos.1

Esta situación global se observa con toda su crudeza en Guatemala. Como ha dicho recientemente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos:

la situación social y económica guatemalteca en la actualidad se sigue caracterizando por la pobreza, el racismo, la exclusión, la violencia y la impunidad. A manera de ejemplo, la tasa de pobreza extrema es tres veces mayor entre la población indígena que entre la no indígena. Guatemala se ha convertido en el país más afectado por la desnutrición crónica en América Latina, y es uno de los países con las mayores tasas de desnutrición crónica a nivel mundial. Esta situación se enmarca en una estructura estatal débil, instituciones con recursos insuficientes, y con un persistente problema de corrupción y altos niveles de violencia. 2

Pero la etapa actual no solo se caracteriza por el incumplimiento de los derechos  ganados a través de la lucha social, nacional e internacional, sino por el notable aumento de la represión contra las organizaciones sociales, comunitarias e indígenas que exigen el cumplimiento de esos derechos.

La gran mayoría de defensoras y defensores comunitarios sufren agresiones por defender derechos. Una reciente investigación indica que se han detectado 6,201 casos de defensoras y defensores de los territorios agredidos por defender derechos, buena parte de ellos pertenecientes a los pueblos indígenas de Guatemala.3

La resultante es que, mientras el Estado ratifica instrumentos internacionales, como el Convenio 169, y se compromete ante los demás Estados a cumplir con sus disposiciones, dentro del país no solo ello no ocurre sino que se reprime, criminaliza y asesina a quienes demandan el cumplimiento de esas normas jurídicas.

La gravedad de los hechos que aquí se señalan, respaldados por información cuantitativa y análisis cualitativos serios, que dan cuenta de evidentes retrocesos y falencias, deben llevar a la Organización Internacional del Trabajo a reclamar al gobierno de Guatemala tomar acciones concretas para superar la actual situación de los pueblos indígenas en Guatemala y hacer realidad los derechos reconocidos en el Convenio Internacional 169 y demás instrumentos internacionales relacionados.


Notas

  1. Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, Los pueblos indígenas en América Latina. Avances en el último decenio y retos pendientes para la garantía de sus derechos, Santiago de Chile, 2014.

  2. OEA, Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, Situación de los derechos humanos en Guatemala, /Ser.L/V/II. Doc. 208/17, 31 diciembre 2017.

  3. Red de Defensores de Derechos Humanos (REDEH), Defensoras y defensores comunitarios de derechos en los territorios. Una situación que interpela, Guatemala, mayo de 2018.


Documento presentado por Movimiento Sindical y Popular Autónomo Guatemalteco y los Sindicatos Globales de Guatemala
Elaborado en conjunto con: Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’ Kej (Asociación Grupo Integral de Mujeres Sanjuaneras -AGIMS-, Asociación Ajkemab’ Rech K’aslemal, Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos -CALDH-, Articulación Nacional de Mujeres Tejiendo Fuerzas para el Buen Vivir, Asociación de Servicios Comunitarios en Salud -ASECSA-, Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala – CONAVIGUA-, Comité de Unidad Campesina -CUC-, Fundación para el Desarrollo y Fortalecimiento de las Organizaciones de Base -FUNDEBASE-, Asociación Juvenil Kojbiyin Junam, Movimiento de Jóvenes Mayas -MOJOMAYAS-, Asociación Maya Ukux B’e), Asociación de Abogados y Notarios Mayas de Guatemala -NIM AJPU-, Asociación Sobrevivencia Cultural, Comité de Unidad Campesina -CUC-, Alianza Política Sector de Mujeres -APSM-, Colectivo Ecologista Madre Selva.


Texto completo 

Memorial Convenio 169 OIT, 29 de agosto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s