En memoria de Daniel Pedro

Ana G. Aupi se define como poeta, feminista y comunicadora social. Compartimos el poema, de su libro “Geografía de mi cuerpo”, A Daniel Pedro, dedicado al defensor guatemalteco secuestrado, torturado y asesinado el 8 de abril del 2013 cerca de Santa Cruz Barillas por luchar por la defensa del territorio maya frente a la imposición de la hidroeléctrica galego-española Hidro Santa Cruz (Hidralia).

El Salto Diario

 


Conocimos a Ana G. Aupi en el I Encuentro de Género y Energía que se celebró en Bilbao en enero. Acompañada de Mónica Güiteras (su compañera en Las amigas de Yoli, uno de los grupos de música en los que participa; el otro es el grupo de rap feminista Clika Pika) y Lolita Chávez subió al escenario, y entre canciones con Mónica y anécdotas con Lolita fue presentando alguno de los poemas de su libro “Geografía de mi cuerpo. Poesía de resistencia (Guatemala-Barcelona)” editado por VeusAmVeu el año pasado en Barcelona y que ya va por su tercera edición. La portada del libro, por cierto, la diseñó su madre Ada Aupi, autora de la ilustración.

De Bilbao nos trajimos el libro bajo el brazo (y otros muchos aprendizajes), con la intención de leerlo con calma y la certeza de que le pediríamos un poema para nuestra sección literaria. En la introducción de “Geografía de mi cuerpo” explica que “estas páginas no son otra cosa que un cuerpo desnudo y expuesto, para ver si la vida trae, de casualidad, un lugar común, aunque sea al leernos”. Precisamente con la sección Voces no queremos otra cosa que buscar otras maneras de llegar a ese lugar común.

Gracias Ana.


A Daniel Pedro

Hoy no amanecieron lugares comunes,

no hay bandera que ondee

ni viento se atreva a los susurros.

Hoy hasta el sol siente culpa de brillar

y los pájaros de hacer sombra.

No hay campanario que repique

sin tintes de entierro

ni bocado que no sepa descompuesto.

Todo huele a sangre

y a una asfixia muerta

de grito en el pecho.

 

Hoy no hay bala que mate,

no hay sol que fatigue,

no hay sonrisa que alivie.

Amaneció el día sin rostro e irreconocible,

sin nada más tuyo

que tu cuerpo.


Una historia de terror y resistencia

Daniel Pedro fue secuestrado, torturado y asesinado el 8 de abril del 2013 cerca de Santa Cruz Barillas. Daniel Pedro, originario de Santa Eulalia, Huehuetenango, trabajó durante toda su vida en la defensa del territorio de los pueblos mayas de la región. Fue un referente de dignidad y lucha, y su carisma y su capacidad de trabajo lo convirtieron en un líder para toda la región del Norte de Huehuetenango, Guatemala.

Su secuestro en Santa Cruz Barillas en un momento de alta tensión política por la lucha en contra de la imposición de la hidroeléctrica galego-española Hidro Santa Cruz (Hidralia), lo analizamos como un mensaje de terror para todos los pueblos y organizaciones que estábamos organizadxs para que esa hidroeléctrica no se construyera. Esta lucha está amparada en la defensa de la voluntad de los pueblos de la región, expresada tanto en las actividades, presentación de actas, memoriales, quejas, manifestaciones, etc., como en la defensa de la Consulta Comunitaria de Buena Fe realizada en el año 2007, donde los pueblos habían expresado su legítimo desacuerdo en la imposición de dicho proyecto.Ilustración Ada Aupi

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s