Los Copones y su derecho histórico de posesión de la tierra

Paula Irene del Cid Vargas/La Cuerda, con información facilitada por Consejo de Autoridades Indígenas de Los Copones

Niñez, mujeres y hombres que integran la delegación de Autoridades Ancestrales de las Comunidades Indígenas Q’eqchi’ de Los Copones, Ixcán, Quiché, solicitaron, el 29 de noviembre, a la Corte de Constitucionalidad, que resuelva una apelación presentada en abril de 2016, en contra del Registro Público de la Propiedad por haber titulado sus tierras ancestrales a favor de terceros.

Esto, durante la administración de Manuel Estrada Cabrera. Época en la que el Estado de Guatemala legalizó el robo de tierras a los pueblos indígenas. El mecanismo era sencillo, utilizado por ladinos, milicianos, finqueros y extranjeros, podían solicitar que se les adjudicaran tierras baldías.

La mirada colonizadora, cuando le conviene, observa a los indígenas como salvajes, como mano de obra en forma de“mozos colonos”, subversivos o terroristas, pero es miope para verles como propietarios o sujetos de derechos. Es así que, en 1905, 356 caballerías, en donde residían comunidades mayas q’eqchi’, fueron tituladas a nombre de la Municipalidad y vecinos de Chinique. De acuerdo con estudios arqueológicos y antropológicos existe evidencia de presencia q’eqchi’ al menos de desde hace mil quinientos años. Sabiéndose dependientes de la tierra, que les proporciona alimento y abrigo y herederos de sus abuelas y abuelos. En la memoria histórica de Los Copones están registradas sus prácticas de cuidado de tierras y sus ríos,el Copón y el Chixoy.

Guardan en su memoria colectiva, la llegada de “un ingeniero ladino, que no hablaba el q’eqchi’`, quien midió las tierras y documentó trabajaderos y casas existentes. Este último siglo estuvo marcado por la incertidumbre. Personas, que se hicieron pasar por propietarios, les hicieron trabajar sin remuneración durante más de treinta años; sufrieron la guerra contrainsurgente, el desplazamiento forzado y las patrullas de“autodefensa civil”.

La falta de certeza jurídica obstaculiza la realización de actividades vinculadas a su bienestar. Cualquier trámite relacionado con educación, salud o vivienda queda postergado al ser remitido a Chinique. Como en otras partes del país, los intereses empresariales están al acecho de la mercantilización de los ríos. Con el proyecto Hidroeléctrico Xalalá, les intentan engañar, ofreciendo servicio domiciliar,cuando ni legal, ni técnicamente es posible. Su respuesta ha sido la organización de sus 36 comunidades, más de 15 mil habitantes y seguir los procedimientos jurídicos nacionales e internacionales que sean necesarios para que se les reconozca sus derechos como pueblos indígenas.

Los Copones saben que la Corte de  Constitucionalidad, ha sido fundamental para sostener la institucionalidad y gobernabilidad del Estado, por ello le solicitan con respeto que agilice la resolución de su caso. Al Estado de Guatemala le corresponde no abusar de la paciencia de sus ciudadanos y hacer que fluyan las decisiones encaminadas a garantizar la seguridad sobre sus tierras. Su niñez actual y las generaciones futuras tienen el derecho a vivir dignamente, sin miedo al desplazamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s