Que JOH no piense que soy pendejo

Anima la disponibilidad de los/as jóvenes organizándose para ayudar, acarrear víveres a pesar de los obstáculos gubernamentales, la voluntad de los hermano/as hondureños/as en el extranjero recogiendo ropa y dinero para apoyar desde la distancia, buscando alternativas para evitar el control de los recursos que desean acaparar para su beneficio político las autoridades corruptas. Jesús Leonel Garza Chinchilla. Siguatepeque, Comayagua, 9 de noviembre de 2020.

Inundaciones en Honduras

Dicen que los lunes ni la gallinas ponen…Para mi peor. Amanecí más perdido que nunca, sin saber que hacer ante la desolación, la impotencia, la indignación ante tantos hondureños/as en la desesperación de las inundaciones…sin lanchas con la que contribuir, sin la edad para tirarme al rio para rescatar, con alguna ropa o algo de dinero que aportar pero sin la confianza en las instituciones a las que me ordenan entregar o depositar. Para colmo, con dos noches de mal dormir pensando en cómo será mi país después de la tormenta.

El sábado fue una mala noche…acostándome e iniciando la cadena nacional con JOH anunciando el programa “no están solos”. ¡Cuánta falsedad! ¡Cuánta falta de respeto! Anunció un equipo (kit le llama en su grandilocuente discurso agringado) para la cocina de los damnificados con platos desechables, vasos plásticos y una estufa de mecha de las que casi ni se encuentran en los mercados porque han sido sustituidas por la eléctricas. Se les olvidó poner un galón de keroseno para que funcionen. Ni siquiera se le ocurrió poner un eco fogón de los que asegura contar a millones y que las malas lenguas aseguran que la primera dama está detrás del negocio de su importación. ¿Será que tiene algunos correligionarios o una de tantas empresas de maletín cachurecas fabricando o por fabricar estas estufas? Pero eso sí, prometió transparencia en las licitaciones (no en las compras, que conste) ¿Será por eso por lo que nombró a la hija de Matamoros Batson como ministra de la ayer inventada Secretaria de Transparencia?

La noche del domingo fue peor. La cadena, o condena nacional como se le dice popularmente, inició con un saludo rimbombante: “Hermanos y hermanas hondureños”. Es decir, en una sola frase, en plena emergencia, nos colocó al mismo nivel de Tony. Lo siento señor Hernández, guarde el saludo para sus cercanos, yo no soy narco, y hasta donde sé, tampoco tengo familiares narcos. Solo falta que ahora nos pida contribución para pagar la disminución de la condena de “nuestro” hermano Tony.

Me cuesta creer que en estas circunstancias insista en la concesión y privatización de servicios, en crear ciudades modelo entregando territorios a extranjeros, favoreciendo a los estafadores que producen energía eléctrica, facilitando la explotación de la mineras, generando empleo temporal y mal pagado en los agrocultivos de exportación e industria turística que Usted, seguramente por sus propios intereses, pretendía resarcir con el feriado morazánico.

Decía el hipócrita que se compromete a reconstruir el país y ponerlo en la línea del desarrollo que tenía antes de COVID19. ¡Qué! ¿Cuál línea de desarrollo? Me cuesta creer que en estas circunstancias insista en la concesión y privatización de servicios, en crear ciudades modelo entregando territorios a extranjeros, favoreciendo a los estafadores que producen energía eléctrica, facilitando la explotación de la mineras, generando empleo temporal y mal pagado en los agrocultivos de exportación e industria turística que usted, seguramente por sus propios intereses, pretendía resarcir con el feriado morazánico. Todo ese modelo económico y político que aumentó la desconfianza de la inversión extranjera que después, o por, la reelección, la inseguridad jurídica y ciudadana y el narcotráfico, se redujo a 498 millones de dólares en el 2019 (Cifras del Banco Central). O sea volver a la ruta económica que nos ha llevado al 78% de pobreza, 42% de pobreza extrema, vulnerabilidad económica y ambiental, violencia generalizada, narcotráfico y las tristes caravanas de migrantes hacia USA. ¡¡No señor, no podemos volver a eso!! Ya no puede decir que está corrigiendo errores del pasado porque el pasado es usted. Ya no le puede echar la culpa al gobierno de Mel Zelaya porque después de 11 años del golpe de estado, usted y su partido han gobernado a sus anchas y si hubo desaciertos ya días los corrigieron y con creces. Claro, es obvio que los corrigieron para mal, pues las comparaciones de las cifras macroeconómicas de entonces con las de hoy nos demuestran que estábamos mejor, me guste o no el fenecido poder ciudadano.

¡No, maestro de la hipocresía! Se acabó su tiempo. Ya no es momento de promesas ¿o aún está en campaña electoral? Es el momento de actuar y su único espacio es dejar la silla presidencial. Busque la manera decente de renunciar y dejar el gobierno a quienes puedan gobernar. Usted, después de siete años ya demostró que es incapaz y, por favor, deje de salir en las tales cadenas porque, además de insulso, resulta asqueroso.

Comprenderán, amigos/as, compañeros/as, que no han sido buenas noches, a pesar de los buenos deseos de muchos/as de ustedes. No se puede dormir tranquilo ante la situación desoladora del país y un gobierno negligente, corrupto hasta la médula, insaciable de protagonismos y de idolatría a la estatua con pies de barro del “presidente”.

Pero el amanecer siempre trae esperanza. Anima ver el esfuerzo de los bomberos y los/as voluntario/as de la Cruz Roja, la solidaridad de los lancheros de Omoa y de Tela, sin ellos/as todavía la gente de La Lima, El Progreso, Villanueva, Ciudad Planeta, Colonia Celio Gonzáles y tantas comunidades y municipios mártires estarían todavía en los techos de sus casas muriendo de sed y hambre.

Anima la disponibilidad de los/as jóvenes organizándose para ayudar, acarrear víveres a pesar de los obstáculos gubernamentales, la voluntad de los sí hermano/as hondureños/as en el extranjero recogiendo ropa y dinero para apoyar desde la distancia, buscando alternativas para evitar el control de los recursos que desean acaparar para su beneficio político las autoridades corruptas.

Hay esperanza en la patria. La gente se organiza para superar la emergencia, son los mismos organizados/as para defender las Islas de la Bahía y Choloma de las concesiones como ciudades modelo, los/as mismos/as que pasan gritando, hoy más que nunca, no a la destrucción ambiental de las mineras, los/as mismos/as que exigen la liberación de los presos por defender al rio Guapinol o por oponerse, con tanta razón, a la reelección y el fraude electoral.

Anima identificar periodistas honestos informando con sacrificio y riesgo de sus vidas sobre la realidad de las inundaciones, procurando contactar personas aisladas o desaparecidas, tratando de comunicar parientes distanciados por las corrientes del Chamelecón y el Ulua. Esos periodistas que vieron la oportunidad y obligación de servir, no los de las grandes corporaciones que actúan en función de lavarle la cara a las desprestigiadas e ineptas fuerzas armadas.

Hay esperanza en la patria. La gente se organiza para superar la emergencia, son los mismos organizados/as para defender las Islas de la Bahía y Choloma de las concesiones como ciudades modelo, los/as mismos/as que pasan gritando, hoy más que nunca, no a la destrucción ambiental de las mineras, los/as mismos/as que exigen la liberación de los presos por defender al rio Guapinol o por oponerse, con tanta razón, a la reelección y el fraude electoral.

Hay esperanza en América Latina. Hoy regresa Evo Morales a Bolivia como evidencia que el año pasado fue sacado por un golpe de estado revertido por la aplastante derrota que propinó su partido a los que, como aquí, pretendían restablecer las políticas económicas favorables a las transnacionales. Chile ha iniciado el camino hacia la construcción de una constitución que desaparezca la visión pinochetista, neoliberal y represiva. Argentina ha iniciado conversaciones con Rusia para adquirir la vacuna Spunik V contra el COVID19. Cuba ha dado el ejemplo de prevención ante las tormentas tropicales y avanza en la comprobación de una vacuna no inyectable.

Hay esperanza en el mundo. El pueblo norteamericano ha derrotado al supremacismo blanco, a los racistas que niegan derechos civiles a las afroamericanos y minorías étnicas, incluyendo hispanoamericanos, con Biden y Harris ganan quienes apuestan por medidas que mitiguen el cambio climático. Un retorno de USA al Acuerdo de París contribuirá a impulsar regulaciones ambientales globales.

“No hay bomba atómica que detenga la historia…así como las montañas enfermas de volcanes, o las corrientes hidrópicas de lluvias…luéticas de huracanes. Habréis de derrumbaros, irremisiblemente: ¡generales gorilas, soldados alacranes!”

O sea, señor JOH, la realidad le apabulla, le manda al basurero, pues como dijo nuestro poeta Jacobo Cárcamo: “No hay bomba atómica que detenga la historia…así como las montañas enfermas de volcanes, o las corrientes hidrópicas de lluvias…luéticas de huracanes. Habréis de derrumbaros, irremisiblemente: ¡generales gorilas, soldados alacranes!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s