Soberanía alimentaria en comunidades campesinas

El reto ahora es la reconstrucción, con lo que se pueda rescatar. Lo seguro es que se logrará con el apoyo de familia y vecinos, esperar apoyo gubernamental es como pedir algo imposible. Ingeniero Fabián Cuxil Tuyuc


Estamos a las puertas de finalizar 2020, con una de las peores crisis socioeconómicas de los últimos años, resultado de acontecimientos como la pandemia COVID-19, que vino a transformar nuestro modelo de vida. Las restricciones y en especial el distanciamiento social han provocado en nuestras comunidades una pérdida de prácticas de solidaridad en acontecimientos sociales y un mayor impacto en las muertes de familiares, amigos, vecinos o amigos a quienes no se ha podido acompañar. La pérdida de empleos, la pérdida de ventas de muchos pequeños comercios, especialmente de comerciantes que se trasladan a ferias patronales y comunitarias, los pequeños transportistas, los trabajadores de la construcción, los jornaleros agrícolas y las mujeres, quienes además sufren por los estereotipos enraizados en una sociedad discriminadora y racista, tienen menos opciones de encontrar una oportunidad de empleo o emprender una actividad productiva o comercial.

Finalmente la tormenta tropical ETA en nuestro territorio y sus efectos vino a confirmar lo vulnerables que estamos ante estas condiciones. La pérdida de vidas humanas, cultivos, ganado y los pocos bienes con que sobreviven las familias campesinas, se perdieron. Lo verdaderamente lamentable es la poca y lenta reacción gubernamental y sobre todo las acciones de prevención que se pudieron haber implementado, porque la información sobre la ruta de la tormenta se había dado pronosticado.

El reto ahora es la reconstrucción, con lo que se pueda rescatar. Lo seguro es que se logrará con el apoyo de familia y vecinos, esperar apoyo gubernamental es como pedir algo imposible. Lo más triste es ver personas que se aprovechan de esta destrucción para actos de corrupción.

Los cultivos básicos para la alimentación como maíz, frijol, arroz, hortalizas y frutales fueron afectados y en consecuencia se tendrá una baja significativa en la cosecha y disponibilidad para el autoconsumo familiar. Lamentablemente no se escucha un plan de apoyo integral a los pequeños productores: no se trata solo de pensar en paquetes de alimentos, se necesita un seguro agrícola que llegue a los que verdaderamente lo necesitan. ¡Basta de acciones improvisadas/selectivas con fines de clientelismo! Estas acciones solo fomentan la dependencia y nunca la sostenibilidad de los procesos productivos campesinos.

Luchar por nuestra soberanía alimentaria es nuestro derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s