La patria del criollo y el país fabulado

Presidente Giammattei anuncia nuevas disposiciones derivadas de la  emergencia de salud por COVID-19 | Recursos para Prensa - Gobierno de  Guatemala

La patria del criollo es también el país ficticio, ese que funciona para unos pocos y que está construido con violencia (no solamente física, sino imposición sin diálogo), con sopor y somnolencia paralizantes (en vez de sueños compartidos), y con mentiras que ocultan la apremiante realidad de injusticias.

Cada informe de gobierno condensa, en centenares de folios y unas pocas frases de impacto, este ejercicio de fabulación y simulación. El pasado informe presidencial redundó en tópicos utilizados en anteriores comunicaciones: por primera vez en la historia, un modelo de gestión a nivel mundial, un hito sin precedentes… Especialmente, el informe deja para la historia en minúsculas (o para el registro anecdótico) un titular que dice así: «Mientras el mundo se caía a pedazos, Guatemala resistía».

Hoy, el lenguaje que nombra la acción política real abunda en generalizaciones, imprecisiones, lugares comunes, frases rimbombantes, ausencias. En tan pocas palabras, el presidente negó, confundió, exageró y finalmente ignoró:   

-Negó el crecimiento exponencial de la pobreza, con gran impacto en la salud de niñas y niños y en la agudización de la desnutrición, uno de los principales síntomas de la injusticia estructural. El mantenimiento de cifras de crecimiento económico es beneficioso para unos pocos y agresivo para los demás.

-Ignoró las miles de muertes evitables por COVID y otras enfermedades, atribuibles a la carencia de un sistema de salud.

-No reconoció el papel de las y los migrantes que, desde el inicio de la pandemia, incrementaron en más de un 30% el envío de remesas, a costa del desarraigo, las rupturas familiares, culturales y comunitarias, y su derecho a vivir en la tierra de su elección, preferentemente en la que las y los vio nacer.

-Pasó por alto el aporte de comadronas, promotores de salud y sus saberes ancestrales, autoridades comunitarias y en general las formas de organización propias de las comunidades, claves para reducir el impacto del COVID y para impulsar estrategias de salud y vacunación.

-No lo mencionó pero sabemos que la Guatemala que resiste es, precisamente, la que se opone a las políticas elitistas de este y anteriores gobiernos. Contra el Estado y no con este Estado.

-Se le olvidó hablar de pueblos indígenas y mujeres como sujetos y por tanto actores demandantes, ignorados por las políticas públicas.

No obstante, el falseamiento de la realidad, tan propio de esta administración y de su vocero principal, Alejandro Giammattei, no funcionaría sin la aceptación de la población y la dificultad para contrarrestar el simplismo oficial, desconectado de la realidad. Abunda la indignación ante la constatación de las mentiras y omisiones varias veces amplificadas, sin que despunte la capacidad de contraponer una comunicación fundamentada en datos y argumentada, que genere debate y un replanteamiento de la verdad oficial.

El país multireal, diverso, pacífico, no complaciente ni pasivo ante las injusticias, solidario, crítico de la gestión del Estado y el alejamiento del bien común, debe emerger ante la saturación de fanfarrias y verdades a medias, la fabulación de un país que solo existe en la mente de Giammattei y de los poderes dominantes de antes y de ahora.

Andrés Cabanas, 21 de enero de 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s