Bicentenario 2021: nada que celebrar

No hay nada que celebrar en este bicentenario, celebración impostada, teatro permanente de un país que que todavía no existe, mientras no se reconozca como territorio plural, como colectividad ancestral y milenaria, reconstruida a partir de un pacto social donde todo -economía, organización política y social, cultura, valores y orden simbólico- se construya desde y con los pueblos y sectores populares. Andrés Cabanas.

Resistir, luchar, movilizarnos por la vida

No hay cambio más urgente e importante que la lucha antipatriarcal. Necesitamos reconocer que se mantienen en nuestras organizaciones, en nuestros espacios, en nuestras familias, las estructuras y formas de comportamiento propias de la tradición patriarcal. Y debemos estar conscientes de que pocas cosas hay más difíciles que disolverla, empezando por suprimir toda jerarquía. No es mero asunto de equidad de género, aunque esto sea importante. Implica eliminar las innumerables formas de violencia dentro de las que nos hemos acostumbrado a vivir. Y reconocer que en la lucha actual, que devuelve al centro el cuidado de la vida, las mujeres tienen y tendrán cada vez más un papel central. Gustavo Esteva.

Comunidad La Cumbre: victoria contra el despojo

20 familias q´eqchi’ de la comunidad La Cumbre en Tactic, Alta Verapaz, celebran que el Juez de Sentencia Unipersonal de Cobán, A.V., dictó sentencia absolutoria a favor de Rosendo Chen, Jesús Caal Chen y Juan Marino Rey Toc, comunitarios acusados falazmente del delito de usurpación agravada por el Ministerio Público. Ha prevalecido el respeto a la propiedad ancestral indígena por encima de la propiedad privada, predominando la Constitución de la República de Guatemala y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), respetando los derechos colectivos de los Pueblos Indígenas. Sergio Belteton, asesor jurídico del Comité de Unidad Campesina y Franck Coy, Red de comunicadores del CUC.

Que JOH no piense que soy pendejo

Anima la disponibilidad de los/as jóvenes organizándose para ayudar, acarrear víveres a pesar de los obstáculos gubernamentales, la voluntad de los hermano/as hondureños/as en el extranjero recogiendo ropa y dinero para apoyar desde la distancia, buscando alternativas para evitar el control de los recursos que desean acaparar para su beneficio político las autoridades corruptas. Jesús Leonel Garza Chinchilla.

Solidaridad popular y estado ausente

Mucho antes que el Estado, que no existe como actor de justicia, llega la solidaridad popular a las comunidades. Son centenares las iniciativas organizadas o surgidas desde personas individuales que ofrecen alimentos, alojamiento, ropa, medicinas, para comunidades afectadas por desbordes de ríos y deslaves durante el paso de la tormenta ETA. Andrés Cabanas.

Estado autoritario vs. nueva organización social

Cuando el Estado actúa al margen y en contra de la población, la solidaridad marca el camino. Y la organización comunitaria y territorial para garantizar nuevas formas de relación y un nuevo sistema en el que los derechos de las personas no estén limitados por el gobierno de/para unos pocos. Andrés Cabanas.