Chicoyogüito: cincuenta años después

Chicoyogüito, después de 50 años, comienza a encontrarse, como se encuentran los diferentes colores en un tejido. Un tejido que poco a poco se fortalece. Su fortaleza es que, algún día, “su tierra pueda volver a sus manos”. No cualquier tierra, sino esa, que les fue arrebatada a costa de su sufrimiento. Después de 50 años siguen caminando juntos, a pesar de que el sistema de injusticia los dividió. Se han encontrado para mejorar la vida de sus descendientes.
Kajkoj Maximo Ba Tiul, Centro de Reflexiones Nim Poqom.