La prisión política y la imagen del amor

A los torturadores y mutiladores de la alegría, es decir, el sistema de justicia del Estado-sombra guatemalteco (túnel oscuro donde se esconden los derechos y el bien común) se les escapa la dignidad y la entereza, los gestos sencillos que multiplican convicción y lucha, dentro y fuera de la cárcel. Andrés Cabanas, 10 de noviembre de 2018.

Las cartas de los presos políticos

Alba Cecilia Mérida:
A través de sus cartas los presos políticos están en libertad, porque sus ideas, palabras y propuestas trascienden la oscuridad de la cárcel y el frío de sus celdas.
Cuando escriben cartas los presos políticos saben que los esperan cálidos amaneceres, días radiantes y dulces atardeceres junto a quienes los amamos y admiramos.

Chicoyogüito: cincuenta años después

Chicoyogüito, después de 50 años, comienza a encontrarse, como se encuentran los diferentes colores en un tejido. Un tejido que poco a poco se fortalece. Su fortaleza es que, algún día, “su tierra pueda volver a sus manos”. No cualquier tierra, sino esa, que les fue arrebatada a costa de su sufrimiento. Después de 50 años siguen caminando juntos, a pesar de que el sistema de injusticia los dividió. Se han encontrado para mejorar la vida de sus descendientes.
Kajkoj Maximo Ba Tiul, Centro de Reflexiones Nim Poqom.