La OIT, derecho de veto y la libre determinación de los pueblos indígenas

La consulta para la obtención del consentimiento está reconocida como un derecho de ius cogens. Sin embargo, los funcionarios de la OIT están promoviendo diluir la consulta a un simple trámite administrativo, que excluye la búsqueda de consentimiento, consolidando y validando de esa forma la visión colonialista de un “desarrollo” de corte occidental, al mismo tiempo que desconocen el derecho que poseemos como pueblos a la autodeterminación. Ofraneh, Honduras, 5 de junio de 2018.

Una ley para quebrantar siglos de fuerza y cuidado comunitario

La consulta a los pueblos indígenas no es un procedimiento administrativo, sino es inherente al ejercicio del derecho de autodeterminación de los pueblos. La consulta no puede decidirla una oficina con tufo criollo y de corte militar. Son los pueblos quienes deben decidir qué les afecta y qué se pone a discusión, no el Estado. La Ley está hecha para quebrantar siglos de fuerza y cuidado comunitario. 
La consulta debe estar regulada en la Constitución Política de la República como el derecho a la libre determinación de los pueblos. Posición de Consejo del Pueblo Maya -CPO sobre el proyecto de ley que reglamenta las consultas comunitarias, Iniciativa de Ley de Consulta a los Pueblos Indígenas según el Convenio 169.