El ecologismo social, el feminismo radical y el antirracismo no son cuestiones periféricas de la izquierda

No tener en cuenta que el capitalismo se construyó y se sostiene materialmente, además de sobre la explotación en el empleo, sobre el racismo, la explotación sin límites de la naturaleza y del trabajo no libre de las mujeres en los hogares, es realizar un análisis material incompleto que no permite entender la crisis civilizatoria. Por ello, el ecologismo social, el feminismo radical o la lucha de las personas racializadas no son cuestiones periféricas que despisten de lo importante, sino que están en el centro del conflicto. Yayo Herrero.

¿Golpe de Estado?

La “inmadurez de las fuerzas” rupturistas y refundacionales permite la recomposición de las fracciones dominantes y su capacidad de llenar los discursos de la esfera pública con sus propios ideologemas y significantes vacíos. El “golpe de Estado” es uno de ellos. Marco Fonseca

Nicaragua. Tiempo de incertidumbres, tiempo de esperanzas

Ortega ha “ganado” en el corto plazo por contar con la brutalidad represiva de la Policía y los parapolicías y con la complicidad del Ejército.

El movimiento insurreccional de buena parte del pueblo nicaragüense contra el régimen de Ortega va “ganando” estratégicamente al mantener e insistir, a costa de todo, en el carácter cívico y pacífico de la lucha. El precio que ha pagado ha sido altísimo.  Revista Envio, Nicaragua.

Organización del pensamiento y la acción

Si lo que busca el terror es la inmovilización, lo que corresponde es la acción coherente. Una parte fundamental de la agenda política de los movimientos es hilar las particularidades de las luchas de todos los sectores y colectivos oprimidos y subordinados, esto y la empatía entre movimientos, quizás proporcione luces para accionar de forma articulada. Paula Irene del Cid Vargas/laCuerda.