La catástrofe es no hacer nada

De no afrontar una profunda y rápida transformación de los metabolismos económicos, enfrentaremos una gravísima desestabilización global de los ecosistemas y ciclos naturales con desastrosas consecuencias sobre los territorios y la vida. Por eso tenemos que reorientar toda nuestra vida y acción política hacia la prioridad de conservar la vida. Eso es lo que toca ahora. Esa la tarea política más importante, heroica y hermosa que tenemos por delante. Yayo Herrero, 4 de abril de 2018

Belice es territorio maya mesoamericano (y Guatemala también)

La consulta popular programada para el 15 de abril (resolución del diferendo territorial Guatemala-Belice) no toma en cuenta la historia y los derechos colectivos de los pueblos mayas. La consulta entre Estados legitima el despojo histórico y la actual organización política y territorial, construida sobre el saqueo, la violencia y el coloniaje. Es hora de repensar las fronteras, las divisiones administrativas, el Estado monocultural y monolingue. Es hora de reconstruir la identidad sobre bases históricas y plurales. Dos textos que nos interrogan: Declaración de autoridades indígenas de 28 de marzo, y Reflexiones del Colectivo Región Norte. 

Enseñanzas de las consultas sobre proyectos extractivos

La consulta comunitaria ha sido una forma a través de la cual comunidades y pueblos indígenas y mestizos han emergido y se han constituido en sujetos ante el Estado y el capital. Y lo han hecho con la exigencia de serlo en la determinación del tipo de desarrollo de su preferencia y dentro de sus territorios, en la crítica fundamentada y profunda a la idea falsa de desarrollo que acompaña los proyectos extractivos y en la propuesta del Buen Vivir (Utziläj K’aslemal), que constituye una concepción alternativa, potente, renovada y aleccionadora en la búsqueda de otro paradigma para el logro del bienestar, la felicidad humana y la preservación del ambiente.

Sigamos en paro, después del 8-M

Capacidad de ruptura del movimiento feminista; propuesta integral, no solamente sectorial, aunque fortalece y reconoce luchas identitarias;  importancia (para no usar el término centralidad) de las luchas por la vida y la contradicción capital-vida (que en Guatemala vinculan las lucha feministas con las de pueblos indígenas y sectores populares).
 
Sobre estos y otros puntos continuamos el debate. Textos de Magdalena León -Ecuador- y Julia Cámara, España. 

Hacia un Estado plurinacional, justo y democrático

Llamamos a todas las comunidades, organizaciones populares, sociales, estudiantiles, juveniles, de mujeres, campesinas, autoridades comunitarias y ancestrales, instituciones democráticas y a la sociedad en general, a reactivar las asambleas ciudadanas y promover la unidad y la discusión e impulso de una agenda integral, que tenga en cuenta no solamente las reformas políticas y del Estado, sino reformas estructurales del sistema económico y social, que recoja las aspiraciones de las mayorías hacia un Estado plurinacional, justo y democrático. Organizaciones sociales de Quetzaltenango, 20 de enero de 2018.

Revolución y democracia

Las sociedades capitalistas, colonialistas y patriarcales en las que vivimos redujeron la democracia al espacio-tiempo de la ciudadanía, el espacio que designamos como político, cuanto todos los otros son igualmente políticos. Por eso la democracia liberal es una isla democrática en un archipiélago de despotismos. Boaventura de Sousa Santos.