Pueblos en movimiento (en tiempos de colapso)

El objetivo de este trabajo no es más que mostrar que las fuerzas capaces de hacer lo necesario para afrontar el colapso sistémico, del cual la pandemia es la punta de iceberg, ya existen porque se han ido formando mientras se va desple-gando el desastre. No tengo dudas que son aún insuficientes, que les falta reco-rrer un buen trecho para estar en condiciones de sobrevivir a la tormenta que se nos viene. Pero existen. Son luces que alumbran nuestros andares y son, aunque no les guste a los estadocentristas, la luz al final del túnel. Raúl Zibechi, introducción del libro Pueblos en movimiento, tiempos de colapso, julio de 2020.

Raúl Eugenio Zaffaroni: “La post pandemia será una nueva oportunidad de lucha”

Vendrá un Estado con libertad, igualdad, pero sobre todo con fraternidad, solidaridad. El actual sistema, como dijo Francisco en la Laudato, “no se sostiene”. No será una marcha triunfal ni quizá del todo pacífica, pero el derecho siempre es lucha. La post pandemia será una nueva oportunidad de lucha. La humanidad no podrá seguir mandada por un 1% que concentra el 60% de la riqueza, una oligarquía planetaria no puede funcionar mucho más. Raúl Eugenio Zaffaroni.

La lucha permanente contra las adversidades

Lo único que Lester y Angelina necesitan es un empleo, como muchos en Guatemala. Lester quiere estudiar en la universidad y tener oportunidad de sostener a su familia. Angelina quiere una fuente de ingreso que le permita proveer a sus hijos de todo lo que el Estado le ha negado. La Olla Comunitaria.

Defender la tierra y nuestros ríos es un deber, no un delito

No permitiremos más agravios contra los derechos del pueblo Q´eqchi´. Exigimos que se valide y ratifique la consulta comunitaria de Buena Fe, fundamentada en el marco del Convenio 169 de la OIT. Xy´alalil li chi K´ajb´om   El pueblo q´eqchi´de Cahabón conmemora el tercer aniversario de la consulta, exigiendo sus derechos frente a la pandemia…

El anticapitalismo en 5 minutos

El capitalismo nos ha dado muchas cosas a los que vivimos en el Primer Mundo (muchas de ellas de valor marginal o cuestionable) a cambio de nuestras almas, nuestra esperanza en una política progresista y la posibilidad de que nuestros hijos tengan un futuro decente. En resumen, o cambiamos o morimos política, espiritual y literalmente. Robert Jensen.

El regreso a la “nueva normalidad” en el marco de la corrupción, impunidad y capitalismo

La nueva normalidad debe promover nuevas formas de desarrollo contrarias a lo que se impulsa desde el sistema capitalista, necesitamos de un nuevo concepto de desarrollo desde los pueblos, para tener como política la soberanía alimentaria como estrategia de vida, ya que el desarrollo que promueven los ricos descansa en la economía de muerte anclada en el consumismo, la explotación de los seres humanos y la Madre Tierra. Domingo Hernández Ixcoy.

La mina conta-mina

Dieciocho fuentes de agua secas, contaminación por metales, agua no apta para el consumo humano ni para el riego. Estas son algunas de las consecuencias nefastas de la actividad minera en Sipacapa y San Miguel Ixtahuacán. Este es el desarrollo prometido por el Estado y la empresa. Dos artículos de Asociación Comisión Paz y Ecología, COPAE.

Refundar la política. Desafíos de movimientos sociales y políticos de Latinoamérica

La educación política, la batalla ideológica es central. Y está anudada a la participación política, al empoderamiento. Este germina con la participación consciente y protagónica de los sujetos en los procesos sociotransformadores. Caducó la concepción de la política desde arriba y a “dedo” propia del siglo XX, la subestimación de la política, y las viejas modalidades de la representación política que suplantan el protagonismo popular y fragmentan lo político de lo social. Isabel Rauber.

Sobre feminismo, anticapitalismo y soberanismo

El patriarcalismo funciona de forma estrechamente imbricada con el capitalismo pero no es un subproducto de este. Sin una visión adecuada de las relaciones entre anticapitalismo, feminismo y soberanismo los avances de cada uno de estos movimientos serán limitados y siempre provisionales. Cada uno de ellos debería conservar su propia autonomía pero apoyarse entre sí y confluir en la lucha común por una sociedad nueva, realmente democrática en todas las relaciones sociales. Ninguno de ellos puede pretender la hegemonía ni considerarse con legitimidad para dirigir en exclusiva esa lucha. Isidro Moreno