Nicaragüita

Nueva dominación de Estados Unidos, pragmatismo y oportunismo empresarial, contradicciones internas, voces y tiempos diferentes.  Lecturas abiertas y complejizadoras de un país en disputa y transición. Selección de Andrés Cabanas.


Imágenes de horror y alegría

Algunas imágenes golpean con emoción perturbadora. Es la fuerza de la juventud, ni dudarlo. Pero hay más: la alegría inesperada, instantes antes de la acusación grotesca, la tortura reglamentaria, la prisión injusta/inmunda.

Ocurre en Nicaragua, abril-octubre 2018, ahí donde el camino de la utopía se reabre, a pesar de contradictorias heterodoxias, y a pesar de los maltratadores de la utopía.

En adelante, no sabemos qué va a pasar. Por ahora nos quedamos con esta alegría extraña. Imagen congelada de la pasión y el terror, por tanto imagen única, imagen para la historia. Fuerza sensual. Belleza poderosa. Sin futuro. Con todo el futuro por delante.

Andrés Cabanas, 15 de octubre de 2018


Entre Estados Unidos, Daniel Ortega y el CACIF: la revolución pendiente

La lucha por reconstruir proyectos revolucionarios, sobre bases éticas, transformadoras, plurales y de radicalidad democrática, es el desafío.

Andrés Cabanas, 19 de julio de 2018 


Nicaragua y la izquierda muerta

Seguir apoyando al régimen orteguista, es hacer una política profundamente conservadora, anquilosada por el miedo a deshacerse del dogma conocido que nos lo explica todo: el bien, aquí; el mal, en el imperialismo gringo que todolopuede. Una izquierda viva y valiente, una izquierda no testosterónica, es la que se hace responsable de apoyar a la resistencia para que de ella pueda construirse verdadero poder popular. La que mira a Nicaragua para aprender cómo recoger aquí el malestar social sin pretender hacerlo desde un sujeto revolucionario unívoco, homogéneamente oprimido por la mano del capital o del imperio.

Amaia Pérez Orozco

ONA_Marcha Upoli29_pequeña


180 años estancados en un lago

La situación en Nicaragua en los últimos meses muestra como la movilización popular y las reivindicaciones de un amplio espectro de movimientos sociales y la sociedad civil organizada han puesto en jaque el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Sendos informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras organizaciones de defensa de estos, testimonian las flagrantes violaciones de los mismos señalando la necesidad de una intervención firme de la comunidad internacional, con especial destaque de la izquierda y las fuerzas progresistas. Este diálogo con la cineasta de origen nicaragüense Mercedes Moncada, desarrollado entre agosto y septiembre de 2018 entre México y Colombia, contextualiza históricamente las principales claves del actual conflicto.

Entrevista a la cineasta nicaraguense Mercedes Moncada


Son los derechos humanos una moneda de cambio? Pregúntenle a las mujeres

Pocos autores han señalado que los defensores de Ortega son casi exclusivamente hombres, que utilizando argumentos de carácter abstruso caracterizan al Presidente Ortega como “digno de apoyo”, “progresista” o “defensor de los intereses de la clase obrera”. Desde la premisa de que aplica políticas de “izquierda” o incluso “socialistas”, defienden su régimen.

Matthias Schindler


A las Madres de Abril.

Si salimos de Ortega y no luchamos por integrar económica, social, cultural y políticamente a nuestra sociedad, desperdiciaríamos las dolorosas lecciones que ofrece nuestra crisis, e irrespetaríamos la memoria de nuestros muertos. Manosearíamos el sacrificio de nuestra juventud si, como decía Pedro Joaquín Chamorro, no salimos de las burbujas sociales en las que vivimos encerrados, para ponernos en los zapatos del “otro” y de la “otra”, y priorizar las necesidades de los pobres y los oprimidos de nuestra sociedad.

Andrés Pérez Baltodano 


La evolución del régimen de Daniel Ortega desde 2007

Lo que obtuvo Daniel Ortega de 2007 a 2018 recuerda lo realizado en México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) entre los años 1960 y 1970 (podéis consultar el recuadro sobre el régimen del PRI): defender los intereses del gran capital, abrir aún más la economía a las grandes empresas extranjeras, mantener buenas relaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Eric Toussait


Zoilamérica Narváez Murillo: Ortega es un abusador

Nos afectó entregarle a Ortega el nombre de la Revolución. La Revolución llegó a significar tanto que la personificamos en él. Todos tuvimos que hacer un camino de reconocimiento para darnos cuenta de que el poder de la Revolución no estaba en una sola persona, sino en nosotros mismos. Zoilamérica Narváez Murillo, para revista Perfil.

Entrevista completa


Nicaragua duele

El orteguismo no guarda el menor parentesco con su origen sandinista. Ha establecido alianzas estratégicas con el empresariado, adoptó medidas exigidas por el FMI y afianzó los vínculos con la iglesia después de prohibir el aborto. Ha consolidado la privilegiada burocracia de los negocios que debutó con la apropiación de los bienes públicos.

Bajo la conducción de Ortega rige un sistema clientelar asentado maquinarias electorales. La persistencia de la vieja simbología sandinista oculta este cambio sustancial, que reproduce la involución padecida por otros procesos progresistas.

Pero la represión incorpora un viraje más irreversible. Convierte a una formación aburguesada en una organización antagónica con la izquierda. Cuando los aparatos policiales asesinan a mansalva se rompe el último eslabón de contacto con un horizonte progresista. Esta regresión sin retorno se produjo en Nicaragua en los últimos meses.

Claudio Katz


19 razones para que Ortega se vaya

Extractivismo, misoginia, nepotismo, criminalización de la protesta… En el aniversario del triunfo de la revolución sandinista que derrocó a la dictadura de Somoza, conocemos las claves por las que los movimientos sociales se han alzado contra el Gobierno de Ortega.

Feministas autoconvocadas de Barcelona

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Silencios que matan

Sin ética la izquierda no es nada. Ni el programa, ni los discursos, ni siquiera las intenciones tienen el menor valor si no se erigen sobre el compromiso con la verdad, con el respeto irrestricto a las decisiones explícitas o implícitas de los sectores populares a los que dice representar.

Son los momentos calientes de la vida los que moldean actitudes y definen quiénes somos. Este es uno de esos momentos, que marcará el porvenir, o la tumba, de una actitud de vida que desde hace dos siglos definimos como izquierda.

Raúl Zibechi, Brecha, 20 de julio de 2018


Crítica y autocrítica desde la izquierda

¿Puede un gobierno continuar denominándose de izquierda (y hasta revolucionario) a pesar de seguir todo el ideario del capitalismo neoliberal con las consecuencias que genera?

¿Hasta qué punto las alianzas tácticas con el “enemigo” se transforman en la segunda naturaleza de quien las protagoniza?

Textos de Emilia M. Carlevaro , Boaventura de Sousa Santos, Iosu Perales y William I. Robinson.

Textos completos


Nicaragua y la izquierda latinoamericana

El mejor servicio al imperialismo es vivir en la mentira, en la adulteración de la realidad, en el ocultamiento de nuestros errores, en la negativa a una autocrítica, en creer de forma errática que defender a Daniel Ortega es defender lo nuestro, nuestro proyecto libertario.

Iosu Perales. Periodista y politólogo. Veterano de la solidaridad con Nicaragua. Autor del libro “Los buenos años: Nicaragua en la memoria”.

Texto completo

IMG-20180715-WA0002 (1)


La complicidad del silencio

Algún día todos seremos pasto del olvido, pero las hemerotecas –en papel, digitales, virtuales…- seguirán ahí. Despertaremos y el silencio cómplice de una gran parte de las izquierdas sobre lo que está aconteciendo en Nicaragua nos pasará factura.

Paco Gómez Nadal


Ernesto le escribe a Pepe, para que escuche Daniel (y la mayoría de la izquierda latina)

Ortega y Murillo no pueden seguir encontrando legitimidad en los movimientos de izquierda a los que con sus actos sin escrúpulos han traicionado. Los héroes y mártires de la revolución sandinista no merecen que su memoria sea manchada por los actos genocidas de un dictador que los traicionó. Carta de Ernesto Cardenal a José Mújica.

Carta de Ernesto Cardenal a Pepe Mújica


La revolución no fue en vano

La revolución se hereda. Veo que hay un sandinismo original (en las protestas) que fue el sandinsimo que nació a partir de la lucha contra la tiranía porque la gente en las trincheras usa las mismas consignas que se usaron durante la revolución: “Patria libre o morir”, “Que se rinda tu madre”. Esto ha sido bien interesante desde el punto de vista de la memoria colectiva del pueblo. Gioconda Belli, 1 de junio de 2018.

Entrevista a Gioconda Belli


La insurrección que transformó Nicaragua

El modelo de gobierno de Daniel Ortega, construido sobre una alianza con el gran capital nacional y el Ejército, logró contener durante diez años las expresiones de conflicto social. Pero la ola de protestas desarrolladas desde el mes de abril han sacado el descontento a las calles. La represión y la violencia muestran la crisis del gobierno de Ortega, quien intentó sindicar a los manifestantes como criminales y pandilleros. Sin embargo, el movimiento de protesta está liderado por jóvenes estudiantes nacidos en la postrevolución.

Nicaragua está en crisis y la insurrección de abril lo ha dejado en evidencia.

Elvira Cuadra Lira

InsurreccionMonimbó


La insurreción de la conciencia

Una izquierda tradicional, congelada en el tiempo y aferrada a interpretar con esquemas simples y ya obsoletos casi todo lo que ocurre en el mundo, una izquierda solidaria que tal vez menosprecia las capacidades del pueblo de este insignificante y pequeño país, no termina de creer que la “desestabilización de la revolución” sucedida este abril no haya sido resultado de una conspiración del imperio.

El aspecto para el que los teóricos de la conspiración no tienen respuesta es el de la crisis por la que atraviesa hoy el sandinismo histórico, la diferenciación cada vez más clara entre cada vez más gente entre sandinismo y orteguismo.

Revista Envío, mayo de 2018. Texto completo.


Ortega perdió al pueblo y el pueblo perdió el miedo

Todo indica que el recorte de las jubilaciones y el aumento de los aportes de la seguridad social fue tan sólo la chispa que encendió la espontánea revuelta popular que lleva semana y media sacudiendo a Nicaragua.

Cuando el gobierno de Daniel Ortega respondió con censura y sangrienta represión –con un saldo de al menos 32 muertos, decenas de desaparecidos, cientos de heridos y muchos testimonios de torturas de detenidos en las manifestaciones– la resistencia popular se extendió, en el tiempo, en el territorio y en la población, culminando en la pacífica movilización de decenas de miles en Managua el pasado lunes 23, incluso luego de que el presidente anunciara la posibilidad de modificar la reforma. Los ciudadanos ya no cuestionaban sólo la reforma sino todo el modelo orteguista.

Entrevista a Alejandro Bendaña por Alejandro Ferrari, de Brecha. Texto completo.


La Nicaragua sublevada

La entrega de la soberanía del país, el pacto FLSN-empresarios, la represión -especialmente- a las organizaciones de mujeres y feministas, el secretismo y autoritarismo, la manipulación del legado político y simbólico de la revolución sandinista, la corrupción son, para la excomandante guerrillera y exdirigente sandinista Mónica Baltodano, algunas de las razones que explican el reciente estallido social.

Una visión estructural sobre las debilidades internas, para intentar orientar ese descontento y recuperar el sentido ético y político de la lucha sandinista.

Entrevista a Mónica Baltodano, texto completo.


Patria libre Nicaragua

No somos delincuentes ni de derechas, dicen los manifestantes.

La disputa es intensa pero el sandinismo, hasta ahora cooptado por el aparato del FSLN y la familia Ortega, puede encontrar caminos nuevos.  

Textos de Andrés Cabanas, Paula Irene del Cid Vargas y Tomás Andino Mencia.


Eres el futuro que nosotros no pudimos construir

Cuánto asombro provocó el joven universitario Lesther Alemán con su actitud limpia y valiente enfrentando al poder con mirada firme y palabras precisas, golpeando la mesa con esa autoridad que proporcionan los valores morales cultivados desde la cuna, y el amor a la patria…

Sus intervenciones fueron estremecedoras y aleccionadoras, asumiendo la iniciativa, yendo al grano sin el menor titubeo, emocionándonos a todos y emocionándose a sí mismo…En cada una de sus exposiciones, descargas de señalamientos contundentes, manteniendo al país entero con los ojos desmesuradamente abiertos y los corazones al máximo de agitación. En ciertos momentos, todos queríamos ser como él.

Daniel, Rosario y Bayardo lo miraban, tratando inútilmente de ocultar su asombro. Seguramente, también lo estaban admirando, se estaban viendo en él décadas atrás, cuando eran perseguidores de ideales, cuando soñaban con un país mejor no solo para unos pocos, cuando esperaban que el amanecer soñado se convirtiera en algo real, dejando de ser una tentación.

¡Cómo les hubiera gustado haber reclutado a este muchacho que inicia, sin pretenderlo, un crecimiento imparable en el movimiento estudiantil! Quizás hasta sintieron el impulso de saltar sobre él, abrazarlo y decirle: eres el futuro que nosotros no pudimos construir.

Edgar Tijerino, cronista deportivo y sandinista sin carné.


Una mesa para negociar su salida

Le pedimos (a Daniel Ortega) que ahorita mismo ordene el cese a estos ataques, represión y asesinato por parte de las fuerzas paramilitares de sus tropas y de las turbas del gobierno.

Usted sabe muy bien el dolor que hemos vivido en 28 días. Pueden dormirse todos tranquilos, nosotros no hemos dormido tranquilos, estamos siendo perseguidos, nosotros hemos puesto a los muertos, nosotros hemos puesto a los desaparecidos, los que están secuestrados, nosotros los hemos puesto.

Esta no es una mesa de dialogo, es una mesa para negociar su salida y lo sabe muy bien. Aquí están todos los sectores clamándole a usted, como jefe supremo de la policía, que ordene el cese al fuego inmediato.

En un mes usted ha desbaratado el país. A Somoza le costó muchos años, usted lo sabe muy bien. Nosotros conocemos la historia, pero usted en menos de un mes ha hecho cosas que nunca nos hubiéramos imaginado.

¿Usted sabe cuánto tiempo nos va a tomar volver a respetar a alguien con uniforme? Nos va a tomar mucho tiempo, porque son asesinos, porque nos han matado y nos siguen matando, por eso pedimos que sea presentable, como todo un comandante que se levante y dé con su voz la orden militar del cese al fuego.

Lesther Alemán, representante movimiento estudiantil, durante diálogo nacional, 16 de mayo.

BarricadasNicaragua


Mensaje del Gobierno de Nicaragua previo al Diálogo Nacional

Saludamos a todas las familias nicaragüenses, a la familia de nuestra Nicaragua cristiana y solidaria, de esta Nicaragua que quiere vivir en paz, que clama a Dios por la paz, a esta Nicaragua que se levanta en oración todos los días, a cada instante para salir victoriosa, reconociendo a Jesucristo, a nuestra madre María, y viendo en ellos, y Dios Nuestro Señor, toda fuente de poder para recuperar la paz, la armonía la estabilidad y las condiciones óptimas para el trabajo y la vida en nuestro país, recuperar la seguridad sobre todo que tanto necesitamos para vivir tranquilos, para trabajar tranquilos para volver sobre la sendas de bien.

14 de mayo de 2018.


Carta abierta de mujeres y feministas hondureñas para las mujeres nicaragüenses

Queridas compañeras, hermanas y amigas:

Preocupadas por la situación de represión y violencia que están viviendo en su querido país, Nicaragua, queremos expresarles nuestra solidaridad y apoyo incondicional en sus justas demandas, abrazando sus luchas y reconociéndonos en cada acción de resistencia.

Nuestros pueblos, el nicaragüense y el hondureño, comparten muchas realidades, y reconocemos las graves amenazas que estamos viviendo en los últimos años. Amenazas que provienen de Estados sostenidos por la fuerza de las armas, en alianza con sectores económicos y políticos nacionales y transnacionales, incluyendo los poderes fácticos de las iglesias y medios de comunicación.

Tenemos en frente dos fenómenos dictatoriales, con políticas neoliberales que expropian a las poblaciones de sus derechos, sus territorios, sus bienes comunes, de la autonomía de los cuerpos y las comunidades, es decir, políticas que tienen como fin expropiar la vida.

A las mujeres nos han colocado en situaciones históricas de vulnerabilidad, por lo que la privatización de los servicios de salud y educación, la profundización de las violencias y la inseguridad, el quebrantamiento de la estabilidad laboral, entre otras estrategias del modelo de expropiación extractivista, colonialista y patriarcal, nos golpean en nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Hermanas nicaragüenses, reconocemos y estamos profundamente agradecidas con ustedes por su solidaridad militante en diversos momentos en los cuales las hondureñas, las feministas, hemos salido a las calles a protestar levantando nuestra voz: en junio de 2009 contra el golpe de Estado; en noviembre de 2017 contra el fraude electoral. En esos momentos, las feministas hemos tenido muy claro nuestro reclamo: ni en la institucionalidad formal ni en las urnas se cumplen nuestros sueños y utopías, pero sí tenemos el deber histórico de caminar al lado de nuestro pueblo, de nuestras hermanas en sus demandas por justicia y libertad.

En ambos hechos históricos hemos sufrido en nuestros cuerpos las mismas estrategias de represión que vive hoy el pueblo de Nicaragua, especialmente las y los jóvenes y las mujeres, por parte del gobierno Ortega-Murillo y su grupo cercano: militarización, desapariciones, saqueos, represión a bala viva, presos políticos, desinformación, manipulación de la información y censura a medios independientes.

Ante el reclamo de la ciudadanía que defiende las garantías sociales y el legado de las luchas populares conseguidas ejerciendo el legítimo derecho a la protesta, la respuesta de los gobiernos es la misma: represión y criminalización.

Condenamos firmemente los aproximadamente 59 asesinatos por parte de fuerzas armadas, las mujeres torturadas y abusadas sexualmente, las desapariciones forzadas y encarcelamiento político durante las últimas semanas en Nicaragua.

Al parecer los gobiernos patriarcales y neoliberales de derecha o “supuesta” izquierda tienen un plan estructurado de respuesta ante la movilización del pueblo. Al orteguismo se le olvidó dónde radica el poder real. Decidió pactar con el poder dominante, colonial, capitalista y eclesiástico, que somete a los pueblos por interés del gran capital, y se negó a construir con los nuevos movimientos sociales y sus realidades.

9 de mayo de 2018.


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s